Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

Zapatero respira tranquilo: el Faisán no va a cantar

La sentencia de la Audiencia Nacional sobre el caso Faisán seguro que ha hecho respirar hondo a José Luis Rodríguez Zapatero, y más aún a dos de sus ministros del Interior, su amigo José Antonio Alonso y Alfredo Pérez Rubalcaba.

¿Qué estaba en juego con el sumario abierto por el chivatazo a ETA, ese soplo que impidió detenciones en el aparato extorsionador de la banda terrorista? Como trasfondo se dirimía si los dos miembros del Cuerpo Nacional de Policía procesados obedecieron órdenes superiores.

El fallo de la Audiencia Nacional confirma taxativamente que Enrique Pamiés y José María Ballesteros actuaron con un objetivo: impedir las detenciones, para que no entorpecieran el proceso de negociación con la banda terrorista entonces vigente.

¿Y quién había puesto en marcha ese plan, y estaba altamente interesado en que culminara con éxito? El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Un Gobierno que, evidentemente, tenía capacidad de dar órdenes a unos policías del País Vasco.

¿Cabe imaginar que dos destacados miembros del Cuerpo Nacional de Policía se embarcaran por su cuenta y riesgo en una operación tan rocambolesca, consistente en entregar un teléfono al dueño del bar Faisán para enviarle el mensaje que abortó una entrega de dinero procedente del llamado impuesto revolucionario?

Evidentemente, el fallo no entra en esos vericuetos. Por ahí no saldrá nada. Y tampoco, previsiblemente, por boca de Pamiés y Ballesteros. Había alguna posibilidad de que, si ellos se ‘comían el marrón’ (como suele decirse) en solitario, tiraran hacia ‘arriba’. Con esta sentencia no ocurrirá.

El fallo de la Audiencia Nacional, condenando a año y medio a los dos policías, significa que no entrarán en prisión. Y, por tanto, ya no se sentirán ‘animados’ a decir algo distinto de lo que han declarado hasta ahora.

No habrá revelaciones imprevistas. El Faisán no va a cantar. Se ha quedado mudo.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?