Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

¡Gora Bildu! ¡Y gora Sánchez!

Arnaldo Otegi, en un acto de EH Bildu.
photo_camera Arnaldo Otegi, en un acto de EH Bildu.

Pedro Sánchez sacará adelante los Presupuestos Generales del Estado con el voto positivo de los herederos de ETA, de EH Bildu. Será la primera vez que una formación que no ha condenado el terrorismo etarra se suma al bloque de mayoría gubernamental. ¡Todo un honor para el presidente del Gobierno!

Arnaldo Otegui lo confirmó ayer, en Radio Euskadi, justificándolo en que la formación política vasca observa una buena “receptividad” del actual Gobierno a sus peticiones. Miedo dan comentarios semejantes. ¡Qué cosas habrá por detrás que no sabemos!

Por esa “receptividad”, los cinco diputados de EHBildu otorgarán el sí a Pedro Sánchez para que saque adelante las cuentas del Estado.

Coincidiendo con dicho anuncio, el Gobierno comunicó ayer cinco nuevos acercamientos de presos de ETA, entre ellos uno condenado a 400 años de prisión. La AVT ha denunciado que son ya 103 los etarras que han sido acercados por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Y Pablo Iglesias, el negociador con los independentistas catalanes de Esquerra y con los herederos de ETA, el mediador para que Sánchez les concediera sus demandas, aplaudió con las orejas el anuncio de Arnaldo Otegui. Y, en un tuit, dio por hecho que la continuidad de la legislatura ha quedado garantizada por el apoyo de los socios de investidura.

El líder de Podemos, y vicepresidente segundo del Gobierno, dijo algo más, bastante inquietante: que esos partidos (EH Bildu incluido, por supuesto) serán los que lideren la "dirección del Estado". ¡Que Dios nos coja confesados!

Por el contrario, lo que se han desatado dentro del PSOE son dolores de estómago, cuando no arcadas y deseos de vomitar, al darse cuenta de que Arnaldo Otegui se ha convertido en su compañero y socio. ¿Cuánto más van a  aguantar los miembros de ese partido?

Ese rechazo lo expresó con toda honestidad el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, que no pudo evitar escribir en Twitter un mensaje diciendo: “Ver a Otegui siendo clave para decidir los PGE, del Estado que combatió desde un grupo terrorista, me produce  una sensación muy dolorosa. Por un lado de fracaso como país por no ser capaces de que sean irrelevantes. En lo personal iré a la farmacia a buscar un antiemético”.

En otro tuit posterior, quizá recordando el elevado número de extremeños que perdieron la vida a manos de los asesinos, añadió: “Y que conste que prefiero que estén en las instituciones antes que matando. Pero la memoria de las víctimas de ETA no se merece que sean relevantes en nuestras vidas. Es un fracaso colectivo”.

 

Colectivo, añadiría yo, y singularmente del jefe de su partido y presidente del Gobierno.

Porque, ¿quién está protagonizando, conduciendo, promoviendo, tan sorprendente deriva? ¿Quién, entre otras hazañas, está blanqueando a los herederos de ETA? Un señor llamado Pedro Sánchez. Que fue defenestrado de la secretaría general del PSOE por su propio partido, precisamente por sus querencias hacia los nacionalismos extremos. Un proyecto que ahora ha consolidado.

En este país nuestro, España, la memoria suele ser extraordinariamente débil. Aquí se traga todo, como quien se toma un vaso de agua. Y no suelen castigarse, políticamente hablando, los desaguisados y aun los desastres. Por poner un ejemplo, ahí sigue campando todavía José Luis Rodríguez Zapatero.

Por ello, no estoy muy seguro de que Pedro Sánchez vaya a pagar algún precio por los atropellos que está protagonizando, los ataques al buen sentido, a la conciencia del país, a los bienes heredados históricamente, a la lengua castellana, a la concordia entre los españoles...

Eso, si no ocurre que hasta se acabe proclamando ¡Gora Sánchez! Espero que no.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?