Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

¿Ilegalizar el PP?

Gabriel Rufián en el Congreso de los Diputados.
photo_camera Gabriel Rufián en el Congreso de los Diputados.

En su línea de a ver quién la dice más gorda, Gabriel Rufián acaba de proponer la ilegalización del Partido Popular. Nada menos.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

El portavoz de Esquerra ha tomado ocasión de las acusaciones contra ex cargos del PP por la Operación Kitchen para solicitar al Gobierno que se cree una comisión de investigación.

"Sería positivo saber hasta dónde llega el PP cuando no le gusta algo o alguien", ha añadido. "Si se hacían esto entre ellos, qué no habrán hecho para con los otros".

Pero no se ha quedado ahí. "Para entender al PP hay que ver El Padrino", ha afirmado. Y ha sacado esta conclusión: "Lo que sabemos da incluso para ilegalizar el partido". ¡Toma castaña!

El portavoz de un partido que ha protagonizado un intento secesionista en Cataluña, un golpe de Estado, y cuyos principales dirigentes han acabado en la cárcel por decisión judicial, se descuelga instando la ilegalización del segundo partido del país.

No ha dejado pasar tampoco la ocasión Pablo Iglesias, que ha sostenido que, lo que ha calificado como intento por parte de los populares de "utilizar a jueces y policías a su antojo para protegerse", persiste en el PP actual, el de Pablo Casado, que está -afirma- "en rebeldía contra la democracia".

Lo ha dicho el líder de un Podemos que se encuentra investigado por asuntos de financiación del partido, y que él mismo escondió durante meses la tarjeta del teléfono de Dina Bousselham  y la entregó al juez inutilizable, no se sabe por qué o por quién.

Y en esa línea de despropósitos, el mismísimo presidente del Gobierno ha defendido el “constitucionalismo” de su socio, diciendo al PP que Unidas Podemos “cumple con la Constitución y ustedes no cumplen con la Constitución”. La cosa va de palabras gruesas.

Pedro Sánchez se ha olvidado, por lo visto, de los extremismos de Pablo Iglesias, cuando prometió acabar con el “régimen de la Transición”. En su primer discurso como secretario general de Podemos fijó como objetivo iniciar “un proceso constituyente para abrir el candado del 78 y poder discutir de todo”.

"En la Transición hubo cosas buenas pero son ya demasiado viejas". Podemos -añadió es una “alternativa frente a un régimen que se derrumba”, en referencia al PP, al PSOE y al pacto constitucional. Es el mismo PSOE al que ahora está mansamente uncido.

Nadie pidió en su día la ilegalización del PSOE cuando se demostró la participación del Gobierno de Felipe González en la trama terrorista llamada GAL. Pero entraron en la cárcel el ministro del Interior, Barrionuevo, y el secretario de Estado, Vera.

Los partidos no son culpables de lo que tramen sus dirigentes. Ilegalizar partidos, no: juzgar y, en su caso, condenar a los dirigentes que sean culpables.

Claro, que Gabriel Rufián no está para matices. Él va al bulto. A ver quién la dice más gorda. Y en eso es un campeón. Como además le sale gratis, no le cuesta nada…

[email protected]

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?