Confidencialmente

Blog

Una soldado llamada Leonor de Borbón

Felipe VI impone el Toisón de Oro a la princesa Leonor.
photo_camera Felipe VI impone el Toisón de Oro a la princesa Leonor.

La princesa Leonor ha dado el penúltimo paso para su definitiva incorporación a la vida institucional del país, con el discurso que pronunció en Oviedo, en la entrega de los premios que llevan su nombre.

El trámite definitivo se producirá el 31 de octubre de 2023, el día en que cumplirá los 18 años, alcanzará la mayoría de edad, y deberá prestar juramento de la Constitución como hizo su padre.

De aquí a entonces se habrán tenido que adoptar una serie de decisiones trascendentales para ella, porque condicionarán en gran medida su futuro: concretarán el proceso educativo final, una vez culminado el paso por las aulas del Colegio Rosales.

Hasta aquí, Leonor viene siguiendo el modelo de lo que se aplicó a su padre. Por eso mismo, no hay que descartar que los siguientes pasos se acomoden, en la medida de lo posible, a la trayectoria de formación que siguió Felipe de Borbón siendo príncipe.

Un primer hito se refiere a cómo se desarrollará el final del bachillerato. Su padre fue enviado a Canadá, el colegio Lakefield, para cursar allí los estudios equivalentes al COU de entonces. Fue una decisión, no solo pedagógica, sino también de conveniencia formativa: se vio apropiado que saliera de La Zarzuela, marchara fuera de España, para que tuviera que vivir la vida de un estudiante "normal", siendo uno más en las aulas y teniendo que valerse por su cuenta, sin tanto servidor como le había rodeado hasta ese momento. Y le vino muy bien.

Desde mi punto de vista, en el caso de Leonor no haría falta replicar exactamente ese hito y enviarle fuera, porque de alguna manera ya está experimentado la sensación de ser "una más", sin distinciones ni protocolos, en los campamentos a los que ha acudido estos veranos en Estados Unidos. Eso podría suplir la estancia en Lakefield.

Y, como ocurrió con su padre, el momento más delicado sobrevendrá cuando haya que tomar dos decisiones. La primera, si debe recibir Leonor instrucción militar, a semejanza de que lo ocurrió con su abuelo y con su padre. La segunda, qué carrera universitaria cursar. Sobre ambas cuestiones acabo de opinar recientemente, en una entrevista de La Razón.

Acerca de lo primero, pienso que no sería preciso que la princesa dedicara tres años a las academias militares como don Felipe. Pero sí parece conveniente, incluso necesario, que reciba una formación militar de fondo, sustantiva, intensa más por los contenidos que por la duración, que le proporcione un conocimiento serio de qué son las Fuerzas Armadas y cómo son quiénes las integran.

Algunos precedentes se han visto en otras monarquías europeas, como el caso de la princesa Victoria, heredera del trono de Suecia, que realizó un curso básico de tres semanas en la Unidad de Misiones Internacionales del Centro Internacional de las Fuerzas Armadas Suecas, conocida como la Swedint.

Durante ese tiempo, vivió como una soldado más, en una tienda de campaña, con un grupo de cuarenta y tres alumnos, hombres y mujeres. Cocinó su propia comida, salió de maniobras con un rifle de asalto AK-45, y aprendió las tácticas de supervivencia. Al año siguiente, en la Escuela Superior de la Defensa, en Estocolmo, complementó sus estudios de Ciencias Políticas centrándose en el manejo de conflictos y crisis.

En cuanto a la carrera universitaria que podrá cursar Leonor, se le escuchará, para que exprese sus preferencias, pero también procurarán aconsejarle sobre qué estudios resultan más adecuados al trabajo que le espera si un día llega a reinar. En esa dirección, el plan que siguió Felipe de Borbón resultó especialmente adecuado, porque hizo la carrera de Derecho, complementada con algunas asignaturas de Economía.

Y, atendiendo a los buenos recuerdos de su padre, no descartaría que la hiciera en la misma universidad, en la Autónoma.

Dicho todo lo cual, el futuro no está escrito. Y, por supuesto, no tiene que repetir necesariamente el pasado, aunque este constituya, creo, un precedente de éxito.

 [email protected]

En Twitter @JoseApezarena

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?