Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

La zapatiesta sobre cuánto nos cuesta el rey emérito

El rey Juan Carlos en Abu Dabi. 'Viva la vida'. Telecinco.
photo_camera El rey Juan Carlos en Abu Dabi. 'Viva la vida'. Telecinco.

Se ha montado una regular zapatiesta con la información de que el rey emérito tiene a su lado en Abu Dabi tres personas, tres ayudantes, y que el coste es asumido por Patrimonio Nacional.

Los datos los ha confirmado el Gobierno, diciendo que ha contado con asistentes personales desde que asumió la Jefatura del Estado en 1975, y que los ha seguido manteniendo desde que abdicó en 2014 "de acuerdo con lo previsto en la legislación vigente".

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, justificó que Patrimonio Nacional asuma el coste de los ayudantes, aunque remitió a la Casa Real para los «detalles» que se quieran conocer.

Explicó la ministra que la asistencia de don Juan Carlos está formada por personal eventual laboral, que presta su servicio para la Jefatura del Estado y «en todo momento sigue orientaciones de la Casa Real». Por ello, todos sus pagos están incluidos en la partida que los Presupuestos Generales del Estado consignan a la Casa Real.

Pero el socio de Gobierno, Podemos, ha aprovechado el supuesto nuevo dato para insistir en su campaña de acoso y derribo de la monarquía, calificando de “caprichos” las partidas destinadas al rey emérito. “No son suficiente sus millones de euros en paraísos fiscales, le tenemos que seguir pagando con dinero público”, decía en su cuenta oficial de Twitter.

Por cierto que, en ese afán de arremeter contra la Corona venga o no a cuento, Pablo Iglesias se ha metido en un huerto florido por comparar Puigdemont, los exiliados republicanos y el rey emérito.

Desde su propio “bando”, o sea desde los republicanos, la contestación al líder morado ha sido durísima. Descendientes de exiliados españoles le han echado en cara esa similitud. Tanto, que el propio Iglesias, sin pedir disculpas, se ha avenido a admitir que el "contexto histórico" de Puigdemont y los exiliados del franquismo es distinto. Acabáramos.

La defensa de don Juan Carlos se ha escuchado también desde otros ámbitos, como es el caso de Ana Rosa Quintana, que en su programa ha puntualizado a Iglesias: "El emérito no tiene ninguna requisitoria judicial, no está exiliado y vendrá cuando le dé la gana". Lo contrario que Puigdemont

Pero vamos con los gastos del rey emérito que cubre Patrimonio Nacional.

Y voy a referirme, como punto de comparación a lo que ocurre con los ex presidentes del Gobierno.

Los ex presidentes tienen un Estatuto especial. Está regulado en el Real Decreto 1306/2008, con el que estoy de acuerdo, porque me parece que las naciones han de garantizar un situación adecuada, suficientemente digna, a quienes han estado al frente de los resortes del Estado. También por prestigio de país.

El Estatuto establece que gozarán de "la consideración, atención y apoyo debidos a quienes han desempeñado este cargo".

Así pues, quienes han tenido despacho en La Moncloa, cualquiera que sea el tiempo que hayan estado en el cargo (bastaría con un solo día, un mes, un año…) tienen los siguientes derechos:

-una pensión vitalicia que ronda los 80.000 euros.

-apoyo de los servicios diplomáticos españoles en sus desplazamientos fuera del país.

-pueden designar dos trabajadores como personal eventual de su gabinete, costeados con cargo a los Presupuestos del Estado.

-tiene una dotación económica para "gastos de oficina, atenciones de carácter social" y para alquileres.

-cuentan con coche oficial y conductor. Y con escolta.

-Y tienen viajes gratis en las "compañías de transportes terrestres, marítimos y aéreos regulares del Estado".

Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, como ex presidentes, disfrutan de esos derechos. ¿Y una persona que, como don Juan Carlos, ha sido jefe del Estado durante casi cuarenta años ha de tener menos?

La respuesta es que por supuesto que no. Creo que el asunto no daba para tanta zapatiesta. Salvo que uno esté empeñado en montarla.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes