Miércoles 17/01/2018. Actualizado 11:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Jaleo de togas

Se acuñó en su día la expresión ‘Ruido de togas’ para aludir a conflictos, malestares y movilizaciones en el mundo judicial, pero ahora de lo que hay que hablar más bien es de ‘Jaleo de togas’.

Me refiero al sainete, con aires de comedia, protagonizado por dos en principio respetables jueces de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz y Javier Gómez Bermúdez, disputándose a brazo partido el ‘caso Bárcenas’.

El despropósito se sustanció, de forma sorprendente, con el despropósito de que ambos habían citado el mismo día (hoy, viernes) al encausado para tomarle declaración.

El fiscal Anticorrupción Antonio Romeral presentó recurso, por entender que el ex tesorero del PP ya estaba citado por Pablo Ruz, y que lo había hecho antes que Gómez Bermúdez, y que no era necesario que prestara declaración en ambos juzgados por el mismo asunto, los llamados papeles de Bárcenas.

Medió la Sección Segunda de la Audiencia Nacional, que ayer citó a los magistrados con carácter de urgencia y, como primera providencia, ordenó a Gómez Bermúdez que suspendiera ‘su’ interrogatorio

Aunque el auto aclara que la decisión no resuelve el posible conflicto entre los dos jueces, algo es algo, en este vodevil. Y, por supuesto, representa un primer paso en favor de Ruz y del criterio de la Fiscalía.

La verdad, muy buena impresión no causa ver a dos jueces peleándose como niños por hacerse con un sumario. Si bien habría que precisar que quien primero estaba en el asunto es Pablo Ruz, y que la aparición de su competidor tiene que ver con una querella de Izquierda contra Bárcenas presentada, no casualmente, cuando estaba de guardia Gómez Bermúdez.

¿Es el noble y presuroso afán de hacer justicia el que se halla detrás de la pelea de jueces? ¿O más bien asistimos, de una parte, a la pugna por hacerse con un asunto judicialmente, políticamente, y mediáticamente, jugoso; y de la otra, al amor propio pisoteado al ver que tratan de quitarle el caso?

Sea lo que sea, el espectáculo resulta inapropiado. Estamos ante un ‘jaleo de togas’ muy poco edificante.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Etiquetas
, ,

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·