Jueves 14/12/2017. Actualizado 11:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Pablo Iglesias, entre cansino y cansa-almas

Algunas vez he escuchado la expresión "cansa-almas", que me parece muy expresiva, dirigida a esas personas extremadamente pesadas, reiterativas, poco originales pero que se repiten mucho, y que por eso misma causan en los demás una sensación de agotamiento, aburrimiento y hasta hartazgo.

Pues, a medida que transcurre la actual legislatura, empiezo a pensar que Pablo Iglesias puede tener algo que ver con ese espécimen humano, a la vista de cómo reitera monótonamente, una vez tras otra, actitudes, expresiones y palabras, y lanzadas con un tono aseverativo, monótono y profesoral, que tampoco ayudan demasiado a mantener la atención.

A ese propósito, leo en el blog palabrassinsentido92: "Cuando le digo a alguien que es un cansa-almas, le estoy diciendo que es un cansino, un pesado, en definitiva, un brasas. Esa persona que en media hora te puede repetir lo mismo veinte veces y, mientras, tú tienes que asentir como si fuese la primera vez que te lo dice porque te da vergüenza decirle que se repite más que el ajo. No hay excusa, es un cansa-almas".

Como utiliza la expresión "cansino", que ha puesto de moda sobre todo el humorista José Mota, el mismo blog reitera: "La palabra cansino tiene muchas variantes, como pueden ser pesado, cansa almas o petardo. Viene a significar que una persona repite lo mismo muchas veces y que, de tantas veces que lo reitera, llega a cansar a su receptor o receptores".

Leído lo cual, pienso ahora que tal vez la definición que más se ajustaría al líder de Podemos es esta última: "Cansino".

Por eso, considero que Pablo Iglesias debería esmerarse algo más, a la hora de los discursos, intervenciones y declaraciones públicas, precisamente para obviar el peligro de aburrir.

Y, ya que estamos en ello, no me limitaré tan solo a la expresión oral, sino también a los gestos, a los comportamientos. Porque tengo la impresión de que, a medida que avance la legislatura, las ocurrencias, salidas de tono, actuaciones y desplantes de Pablo Iglesias y de sus compañeros/as de escaño, a base de ser reiterados, van a cansar. Y que, por eso, cada día merecerán menos atención. Eso pienso. Eso espero.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·