Martes 24/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¿Pablo Iglesias socialdemócrata?

Desconozco si existe alguien que tenga el copyright de la definición de socialdemócrata pero, si lo hubiera, creo que tendría que salir a la palestra y oponerse al último camuflaje protagonizado por Pablo Iglesias. Acudiendo, si hiciera falta, a los tribunales en defensa de la marca auténtica.

Resulta que el líder de Podemos se presenta ahora como el líder "de la nueva socialdemocracia". Y yo sostengo que Pablo Iglesias no es en absoluto un socialdemócrata. Ni viejo ni nuevo.

Sin entrar en muchos dibujos teóricos, acudiendo solamente a la Real Academia, la definición de socialdemocracia es: "Movimiento político que propugna un socialismo democrático y reformista".

Así pues, el punto de partida es el socialismo. Y ni Pablo Iglesias ni sus compañeros son socialistas. Y menos aún socialdemócratas. Si alguna calificación habría que adjudicarles, por historia, trayectoria, pensamiento real y programas, es la de comunistas. Que, no hace falta decirlo, constituye una opción posible, legal y legítima, con cabida en nuestro sistema político.

Por eso le ha resultado tan sencillo el pacto con Izquierda Unida, comunistas declarados que no ocultan lo que han sido, son y quieren seguir siendo.

Acepto que Pablo Iglesias se haya propuesto asaltar el cielo, y que quiera hacerse con el mando en este país, pero con tal de que lo haga por procedimientos limpiamente democráticos. Dicho claramente, sin engaños.

Y lo que está practicando ahora es un intento de engaño, diciendo lo que no son, ocultando lo que realmente piensa y buscan. Y eso creo que debe ser denunciado.

Le pediría un poco más de respeto. Respeto a la historia política, a la verdadera identidad de las ideologías. Y respeto hacia los ciudadanos. Intentar engañarles, diciendo que son lo que en realidad no son, me parece reprobable. Hasta le recomendaría respeto hacia sí mismo.

No se debe jugar con los nombres, cuando hablan de asuntos serios. Como tantas veces practicaron en el pasado los antecesores y compañeros de Pablo Iglesias. Por ejemplo cuando llamaban "democracias populares" a regímenes donde toda libertad estaba perseguida y los ciudadanos se veían absolutamente sometidos. Un sangrante sarcasmo.

Pablo Iglesias no es socialdemócrata. Tendría que modificar demasiadas cosas de sus planteamientos mentales y de sus verdaderos propósitos. Y hasta de su talante.

El intento que ahora viene protagonizando habla mucho de hasta dónde está dispuesto a llegar para conquistar el poder. En sus propias palabras, para asaltarlo. Como el cielo.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·