Martes 21/11/2017. Actualizado 13:57h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Por qué se ha estrellado Podemos

Pablo Iglesias no ha conseguido el ansiado objetivo de desbancar a los socialistas como primera fuerza de la izquierda y constituirse en el principal partido de la oposición en caso de no gobernar. No ha superado al PSOE ni en votos ni en escaños: no ha habido sorpasso, en fin.

Un clima de decepción reina ahora dentro de Podemos, y también de desconcierto. Se intenta echar la culpa a las encuestas, a las que se acusa de haber planteado unas expectativas exageradas que, al no cumplirse, están provocando esa clara sensación de fracaso. Sin embargo, la realidad es que ellos mismos se han comportado todo este tiempo como ganadores y hasta como futuro Gobierno.

Es evidente que la formación morada ha cosechado un rotundo fracaso en las generales del 26 de junio. ¿Cuáles son las claves del bofetón electoral? ¿Por qué ha ocurrido?

De entrada, porque se ha impuesto en el país, y en la campaña por tanto, la dinámica del frentismo, de los dos bloques ideológicos, uno por la derecha, el PP, el otro por la izquierda, Podemos. Hay que explicar que se trata de un mensaje manejado deliberadamente por ambos partidos, que consideraron que les beneficiaba.

A la vista del veredicto de las urnas, queda claro que Podemos provoca más miedo, a los ámbitos de la derecha sociológica, que rechazo al PP en la izquierda. El domingo ha habido mucho voto del miedo, de quienes se han movilizado para evitar un Gobierno presidido por Pablo Iglesias.

Otro factor ha sido el desistimiento del voto joven, que se movilizó decisivamente el 20 de diciembre pero que ahora ha decidido pasar de política y de elecciones.

Cabría añadir ese cierto tono de suficiencia, cuando no prepotencia, emitido por los responsables de Podemos, que se han dedicado a dar lecciones de casi todo y se han mostrado lejanos y extraños. Por no hablar del ordeno y mando que se ha impuesto, frente al encanto asambleario que tuvo en los inicios.

Hay que sumar lo que ahora se ha comprobado con un error táctico: el pacto con Izquierda Unida. No solo no ha proporcionado votos a Podemos, sino que se los ha restado. Los ha perdido en la izquierda no comunista, entre los ciudadanos moderados que en su día les votaron, pero también entre los propios comunistas, como ha ocurrido en Almería, donde han dejado de votar al ex Jemad, José Julio Rodríguez, que se ha quedado sin un escaño que parecía seguro porque hasta ahora siempre había sido de IU.

No es menos importante la gestión desarrollada por los ayuntamientos podemitas, representados, además de Cádiz, en ciudades tan importantes como Madrid y Barcelona. Los errores cometidos, la insolvencia de algunos de los cargos municipales, la falta de coordinación, han provocado en la ciudadanía (de esas capitales y del resto de España) la percepción de que no son capaces de llevar una responsabilidad de ese nivel. Si tal cosa ocurre en el ámbito local, ¿qué pasaría si gobernaran el país?

Demasiados obstáculos, demasiadas carencias, demasiado errores.

Video-Comentario del dia Confidencialmente:

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·