Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Quién financió Podemos

Una de las derivadas del caso Gürtel se centra en plantear si fue limpia la victoria electoral del Partido Popular, que en 2011 le colocó en el Gobierno. Y, por tanto, si este es un Gobierno legítimo.

Pienso que estamos ante una pirueta intelectual, trazada a partir de la sospecha sobre la supuesta financiación ilegal del PP, conseguida por presuntas donaciones y por comisiones logradas de esa red delictiva. Argumentación: si hubo dinero ilegal para la campaña, el resultado de las generales queda viciado. Fue una victoria injusta, y por tanto Mariano Rajoy no tiene legitimidad. Como digo, creo que es más bien un juego intelectual, además de una exageración.

Ahora los focos se han colocado sobre el nuevo y exitoso partido Podemos, y en concreto sobre quién financió su nacimiento.

Todo empieza con los famosos 425.000 euros cobrados por Juan Carlos Monedero a varios países del área bolivariana, presuntamente por un trabajo sobre la creación de una moneda común para todos ellos.

Además de la polémica sobre por qué creó una sociedad instrumental, a través de la cual recibió el dinero, en lugar de declararlo como ingreso personal, y de pagar el correspondiente IRPF en lugar del impuesto de sociedades. Aparte de los permisos no solicitados a la Complutense y de no haber abonado a su departamento el 20% del dinero. Al margen de todo eso, lo que se ha contado es que Monedero no se embolsó los euros sino que los destinó al partido.

Los aspectos que acabo de citar, todos ellos, requieren unas aclaraciones definitivas y totales, que hasta el momento no se han ofrecido, pero el último detalle, lo de la financiación, tiene más enjundia política.

Si Podemos nació financiado por fondos bolivarianos, la cuestión se vuelve peliaguda. Y, si aplicáramos los silogismos desgranados al principio, pone en cuestión la legitimidad política de la formación de Pablo Iglesias.

No se trata de un ejercicio de cogérsela con papel de fumar. No en el caso de Podemos, que se ha dedicado a descalificar a tirios y troyanos, a todo el mundo. Quien se autoproclame adalid de la honradez y el juego limpio, debe demostrar esos requisitos muy por encima de los demás. Y no puede quejarse de que le examinen con la mayor dureza.

La financiación de Podemos reclama una claridad... cristalina.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·