Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

¡A por ellos, oé!

El grito coreado “¡A por ellos, oé!” sugiere, de entrada, connotaciones deportivas: se puso de moda en los estadios no hace mucho como empuje para animar a los propios en el objetivo de vencer a los contrarios.

Se trata, sin embargo, de un eslogan que también parece apropiado para animar a otros colectivos, y en este caso a las fuerzas de seguridad. ¿Animarles a qué? A que sigan deteniendo a etarras emboscados y escondidos, como acaba de suceder.

La Guardia Civil detuvo ayer a Jon Lizarríbar Lasarte, de 36 años, y Rubén Gelbentzu González, de 35, acusados de integrar un comando legal de ETA, autores de al menos cuatro atentados en 2002: contra la Universidad de Navarra, El Corte Inglés de Zaragoza y dos empresas de las localidades navarras de Arguedas y Azagra.

A la vista del actual ‘proceso’ que se vive en el País Vasco, esos personajes a lo mejor se creían ya impunes y que por tanto nunca tendrían que responder ante la justicia de sus tropelías: pues estaban muy equivocados. A la vista queda.

Y yo me pregunto. ¿Cuántos individuos más en el País Vasco son responsables de acciones violentas y de delitos terroristas sin que hasta ahora hayan sido descubiertos? Pues que no duerman tranquilos, que vivan atemorizados, ante la posibilidad de que en cualquier momento pueden acabar en el calabozo y después en la cárcel. No hay olvido para los delincuentes.

Enhorabuena a las fuerzas de seguridad, enhorabuena al ministerio del Interior y al Gobierno por esa política de seguir persiguiendo y deteniendo a los que han sido, y tal vez aún son, terroristas. ¡A por ellos, oé!

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·