Lunes 22/01/2018. Actualizado 14:27h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La renuncia de la infanta Cristina

La citación de la infanta Cristina para que declare como imputada el próximo 8 de marzo, unido al espectacular revuelo provocado por la decisión del juez Castro, ha suscitado otra vez la cuestión de su renuncia a los derechos al trono de España.

Evidentemente, se trataría de un gesto más bien simbólico porque, al ocupar el séptimo lugar (detrás del príncipe y sus dos hijas, y de la infanta Elena y sus dos hijos), no tendrá ninguna consecuencia práctica.

Los propulsores de la renuncia sostienen que el gesto rebajaría el nivel de tensión, y aun de dramatismo, que ha alcanzado el 'caso Urdangarín'. Me parece que no, que un anuncio semejante a estas alturas ya no servirá para nada.

¿Alguien cree que disminuirá la presión informativa sobre su peripecia, o que se moderarán las críticas y comentarios, si en este momento comunica que se aparta de la sucesión al trono? Pienso que no.

Otra cosa habría sido si, nada más estallar el escándalo, ella hubiera optado por declinar sus derechos al trono; pero ahora, con lo que ha llovido, ese anuncio no recortará un ápice ni la atención ni la crispación.

Por otro lado, desde el punto de vista de la propia infanta, tomar ahora esa decisión supondría poco menos que reconocerse culpable de los delitos de que le acusan, lo cual convierte en más que improbable que opte por apartarse.

Según la Constitución, el derecho de sucesión se adquiere por nacimiento, por el simple hecho ser hijo del rey, una condición que es imposible de arrebatar: se es hijo 'para siempre', es una condición que no decae.

En España no hay nada regulado sobre cómo privar a alguien de sus derechos al trono. Ni el rey lo puede hacer. Por tanto, sólo cabe la renuncia voluntaria.

En fin, que no veo en estos momentos una cesión de sus derechos por parte de la infanta Cristina. Otro escenario distinto sería que, como hipótesis, un día quedara condenada. Entonces sí que cabría, o bien que ella reflexionara y optara por la renuncia, para no perjudicar a la institución, o bien que su padre, el rey, se lo pidiera y la infanta accediera a la demanda.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·