Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El silencio helado que me produjo Auschwitz

Lo he comentado en alguna otra oportunidad pero, ahora, el 70 aniversario de su liberación, que ha merecido un enorme eco en los medios, me lleva a volver a recordar. Me refiero a aquella visita que realicé a Auschwitz.

De entrada, llegar tuvo sus dificultades porque los carteles polacos no ofrecían el nombre alemán del campo. No están precisamente orgullosos de lo que otros escenificaron en su tierra y no tienen demasiadas ganas de recordarlo.

Una vez allí, y casi desde el principio, pero mucho más aún a medida que se desarrollaba la visita y visualizaba los lugares concretos, he de reconocer que se me heló el corazón. Es una sensación que aún pervive, que resurge de nuevo cuando rememoro, aunque sea ligeramente y a distancia, aquel recorrido.

Me quedé mudo. Tal fue la impresión que me causó.

Aquel día, pasaron horas hasta que pude recuperar, con dificultad, la capacidad de expresarme. Y también ahora, en el momento del recuerdo, se me quiebra la voz y los sonidos no salen con normalidad de la garganta.

Aquello es demasiado. Resulta tan absolutamente impensable la magnitud de lo ocurrido que, de no ser por los tremendos documentos gráficos recogidos, y por los testimonios de quienes se encontraban allí cuando fueron liberados por las tropas rusas, resultaría imposible de creer. Tal es el rechazo intelectual y hasta visceral que suscita.

No cabe en cabeza alguna que el ser humano sea capaz de enormidades como las que se perpetraron allí. Y en los restantes campos de concentración.

El recorrido incluyó Birkenau, que era literalmente un campo de exterminio, dedicado a eliminar todas las vidas que llegaban, y cuya terminal de trenes fue escenario para rodar escenas de la película "La lista Schindler". Más realismo, imposible.

Pienso que es bueno, aunque cueste, repasar la historia. Para que, nunca más, a nadie se le ocurra nada semejante.

Y sigo con el corazón helado al rememorar Auschwitz.

editor@elconfidencialdigital.com

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·