Lunes 21/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dejar pudrir a Wert

Rajoy ha reiterado su “pleno y total apoyo” a Wert tras la última polémica por la becas Erasmus. Es Rajoy en estado puro.

Resulta que la Comisión Europea ha echado más leña al fuego en la polémica y ha rectificado a José Ignacio Wert por segunda vez en menos de una semana. El portavoz comunitario de Educación, Dennis Abbot, ha calificado de “completamente incorrecto” y según la Agencia EFE de “basura” el recorte de la financiación europea para las becas Erasmus el próximo año, que se apuntó ayer desde el Ministerio de Educación.

La decisión de Rajoy ante el nuevo desaguisado ha sido la tradicional: dejar pudrir el problema. No tomar una decisión en caliente e intentar resolverlo con el simple paso del tiempo. Sin dejar cadáveres por el camino y evitando cualquier exposición.

Cuando estalló la Gürtel y el caso Camps hubo quien le advirtió de que aquello era una bomba de relojería en potencia. Rajoy no lo entendió así. Contemporizó, evitó dar un puñetazo en la mesa y las cosas fueron cuadrando. Ric Costa dio un paso atrás, Francisco Camps se marchó sin armar demasiado ruido, el caso de los trajes se archivó... Llegó la paz.

El enfrentamiento Ruiz Gallardón-Esperanza Aguirre en Madrid también amenazó durante años con llevarse por delante a Rajoy. Pero él, a lo suyo. Templó gaitas, movió sus fichas discretamente, sin apenas levantar la voz, y la presidenta terminó por marcharse... por su propio pie. Sigue dando pellizcos de vez en cuando, pero nada grave.

La estrategia del pudrimiento comenzó a fallar en Asturias. Rajoy afrontó la rebelión de Francisco Álvarez Cascos con el mismo lánguido talante de siempre. Evitando el enfrentamiento, sin dar un puñetazo en la mesa, sin discusiones acaloradas, retrasando al máximo la elección del líder del PP en el Principado... Y pasó lo que pasó: escisión al canto y pérdida del gobierno autonómico.

Con Ana Mato también ha empleado esta estrategia. Aguantar el chaparrón, durante los meses que estuvieron filtrándose los papelitos, y esperar que escampe. Lo ha conseguido. Ya nadie se acuerda de la titular de Sanidad, que no le ha dado más dolores de cabeza al presidente.

¿Logrará Rajoy taponar esta vía de agua abierta por Wert dejando pudrir el tema? Lo sabremos en unos meses.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·