Jueves 14/12/2017. Actualizado 19:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Es la Educación, estúpidos

Confieso que les veo ahí, tratando asuntos muy diversos para un pacto de investidura, y me dan ganas de gritarles: “Oigan ustedes, sí. Hablen del techo de gasto y tal… Pero aquí lo realmente importante es un acuerdo transversal y apolítico sobre Educación”.

Sigo pensando que nos jugamos mucho en esta cuestión. Además, pienso que el momento es propicio para desterrar, por fin, del debate ideológico algunos temas de gran trascendencia. Hablo de cuestiones como la Educación, el Empleo, la Sanidad, las pensiones, la Dependencia o la atención a los más desfavorecidos, por ejemplo.

Sin posibilidad de mayorías absolutas ni rodillos (al menos durante unos cuantos años), se trata de incidir ahora en lo que une y no tanto en lo que separa.

Ya lo he dicho en alguna ocasión. Nunca he entendido cómo es posible que ninguna ley de Educación de la democracia española se haya aprobado con el consenso de la oposición. Ninguna. Cero de siete. Desde que hay Congreso de los Diputados en nuestro país hasta siete leyes distintas sobre la materia han recibido el visto bueno de un ejecutivo que se ha quedado solo.

Es increíble. No ha sucedido con ninguna norma de otro ámbito. En Economía, Justicia, Cultura… se han aprobado en alguna ocasión leyes negociadas o que han recibido, al menos parcialmente, el visto bueno de algún partido de signo contrario. En esta materia no. Esto no tiene sentido.

La Educación se ha convertido en campo de batalla especialmente idóneo para el combate ideológico, siempre a cara de perro. A cuenta de los currículos, la docencia y la enseñanza se dirimen feroces debates de carácter histórico, sociológico, religioso, lingüístico, moral… y sobre la propia concepción del Estado, sobre su papel y misión.

Creo que ya va siendo hora de que los españoles dejemos de utilizar la formación de los jóvenes como arma política. No podemos seguir permitiendo que el fracaso escolar mande a centenares de miles de chicos a la marginación.

Ya toca entenderse.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·