Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Que hablen de mi, aunque sea mal

La gente sensata no es así. Sin embargo, hay empresas, marcas y personas que consideran una estrategia adecuada la búsqueda de la notoriedad a cualquier precio. Con esto último me refiero al recurso a componendas de toda índole para obtener esta fama tan vital para ellos o las causas que persiguen.

La idea de fondo es la siguiente. Cada vez que la prensa, la opinión pública, los tertulianos, los creadores de opinión citan sus nombres o sus causas, redunda una barbaridad en la implantación de esa idea, concepto o personalidad. Uno puede gastarse muchos millones de euros en contratar publicidad pero sólo una de esas andanadas mediáticas provoca el doble de notoriedad.

Recuerdo un ejemplo bastante llamativo sobre esta cuestión. Muchos no se acuerdan ya de Ricardo Costa, alias ‘Ric’, el ex secretario general del PP de la Comunidad Valenciana que fue desposeído de su cargo tras aparecer citado en el ‘caso Gürtel’.

Una de las grabaciones presentadas ante el juez que investigaba los hechos contenía el ir y venir de Costa con el famoso ‘Bigotes’ a cuenta de la adquisición de un coche de lujo, concretamente de la marca Infinity, que el político ‘popular’ terminó dejando para el arrastre en un accidente del que salió milagrosamente ileso.

Pues bien. Según los datos de esta compañía, las ventas de la marca crecieron en España aquel año 2009… ¡un 358%! Con la que estaba cayendo por entonces. De enero a noviembre se vendieron 229 vehículos Infinity, por sólo 50 unidades el año anterior. Y costaban unos 80.000 euros del ala.

Lo dicho. Cuestión de notoriedad. Aunque el contexto no acompañe.

Traigo esto a colación al escuchar la reacción de Convergencia Democrática de Cataluña al pronunciamiento de varios líderes extranjeros contra el proceso independentista que lideran. Las palabras del presidente de Estados Unidos, Barak Obama, en favor de la unidad de España, se suman a las recientes declaraciones de la canciller Angela Merkel y del premier británico, David Cameron.

La respuesta de CDC ha sido destacar que estos pronunciamientos, lejos de suponer un problema, son una excelente noticia porque –afirman- demuestran que “el proceso está internacionalizado”.

Hombre, claro. Internacionalizado está. Otra cosa es que esas declaraciones pongan en tela de juicio la sensatez de lo que están haciendo los convergentes. Pero esto último parece importarles poco. Como a los fanáticos de la popularidad a cualquier precio, a los que me refería más arriba, algunos ya sólo aspiran a que se hable de ellos… aunque sea para ponerlos a caldo. Triste consuelo.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·