Miércoles 23/05/2018. Actualizado 11:27h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El jarrón chino es Felipe González

Esto es lo que le faltaba a Rubalcaba: que el ex presidente Felipe González le abra, en plena campaña electoral, el embarazoso frente del “gobierno de concentración nacional” de PP y PSOE. De traca.

Don Alfredo se juega todo el 25 de mayo. Si gana, podría dar la batalla por seguir al frente del partido. Pero si pierde, se desatará una ciclogénesis explosiva de armas tomar. Porque la derrota será suya y sólo suya. Un final nada noble. Un borrón de difícil digestión en el ocaso de su vida política.

En estas, va y sale a la palestra Felipe González –que nunca da puntada sin hilo- y le concede una entrevista en ‘El Objetivo’ de Ana Pastor para apostar por una coalición de Gobierno entre PP y PSOE “en el caso de que el país así lo requiera”, porque las formaciones deben responder a lo que el país “necesite en cada momento”.

-- “Si el país lo necesita lo deben hacer”, ha dicho y ha puesto de ejemplo a Alemania, donde las circunstancias “sí llevaron a que los dos grandes partidos se pusieran de acuerdo para sacar el país adelante”.

Aznar le montó una buena escandalera hace una semana a Rajoy, tras el berrinche que pilló al no verse invitado a la campaña electoral. Ahora le ha tocado el turno a Felipe González con Rubalcaba. En todos lados cuecen habas.

Esto tampoco ha sido casual, insisto. Porque don Felipe tiene claro lo que debe y no debe hacer; el papel que debe o no debe jugar él mismo; qué se espera de él y que línea no debe traspasar. Hace algunos años, dejó claro de forma muy expresiva su incómoda posición:

-- “Para mí, los ex presidentes son como grandes jarrones chinos en apartamentos pequeños. Se supone que tienen valor y nadie se atreve a tirarlos a la basura, pero en realidad estorban en todas partes. (...)  Nadie sabe bien dónde ponerlos y todos albergan la secreta esperanza de que, por fin, algún día un niño travieso le dé un codazo y lo haga añicos”.

El poder de la desubicación, que diría Iñaki Anasagasti. Pobre Rubalcaba.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·