Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Los tanques del ministro en las calles de Cataluña

Los generales recibieron hace tiempo una orden taxativa, que no dejaba margen a ninguna interpretación: “que nadie hable de Cataluña”. Fácil de entender, ¿no? Pero ¿por qué tanta reserva? El Gobierno lleva más de un año en vela para evitar que cualquier declaración realizada por militares de alta graduación pueda ser malinterpretada y utilizada para crear polémica.

El Ministerio de Defensa transmitió esta consigna por decisión de altas instancias del Ejecutivo. Había que mantener silencio absoluto sobre esta cuestión, acallar cualquier tipo de pronunciamiento sobre el tema. Ni positivo, ni negativo. No había que referirse al asunto de ninguna manera, para evitar que cualquier palabra pudiera ser tergiversada con fines propagandísticos y dañara la imagen de las Fuerzas Armadas.

Ojo. Hubo dos sanciones por incumplir esta consigna.

El General jefe de la Fuerza Logística Operativa (FLO), Francisco Javier Abajo Merino recibió una reprimenda por estas palabras:

-- “Yo no percibo ninguna intranquilidad sino que, simplemente, sabemos lo que tendríamos que hacer llegado el caso, a las órdenes del Gobierno. Pero no en Cataluña, en cualquier parte de España”.

La reprensión le llegó no por la gravedad de sus declaraciones, sino por el simple hecho de hacerlas. Bromas, las justas.

Meses después, el jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), general Jaime Domínguez Buj, también se saltó el mandato en un coloquio celebrado en Madrid que difundió la Agencia EFE:

--  “Cuando la metrópoli se hace débil, se produce la caída”, tal y como ocurrió en 1898 con las colonias españolas. Las Fuerzas Armadas “no son garante de nada, sino una herramienta del Gobierno para hacer cumplir la ley y la Constitución”. Los militares “estamos preparados para intervenir en la forma que el Gobierno decida en cada escenario interior o exterior” y “para ir a Afganistán o a Valencia”.

También hubo reprimenda.

Por eso extraña tanto que ahora el mismísimo ministro de Defensa haya sacado los tanques a las calles de Cataluña con unas torpes palabras en Radio Nacional de España:

-- “Cada uno tiene que cumplir su deber, las Fuerzas Armadas, los gobernantes y los gobernados, y si todo el mundo cumple con su deber le aseguro que no hará falta ningún tipo de actuación como la que usted está planteando”.

Algunos mandos militares no entienden nada.

Más en twitter: @javierfumero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

Javier Fumero

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·