Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Reflexión tras el referéndum del 1 de octubre

Un think tank de EEUU: la OTAN necesitaría a las ‘fuerzas navales catalanas’

Un informe del Atlantic Council advierte que los puertos de Barcelona y Tarragona son estratégicos para que la Alianza controle el Mediterráneo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La intención firme de la Generalitat de declarar la independencia de Cataluña tras el referéndum del 1 de octubre ha atraído la atención de analistas de otros países, que estudian las implicaciones de una eventual secesión. En Estados Unidos, un think tank ya se ha planteado la pregunta de cómo encajaría un estado catalán independiente en la alianza militar de la OTAN.

Buques de la OTAN. Buques de la OTAN.

Han sido muchos los medios de comunicación extranjeros que en estas últimas semanas han fijado su atención en Cataluña y en las posibilidades de que se convierta realmente en un estado independiente, como pretende la Generalitat.

También ha dirigido su atención el Atlantic Council, un think tank fundado en 1961 que se encuentra entre los más influyentes de Estados Unidos. Se dedica sobre todo a analizar la política internacional, con especial interés en las relaciones entre Estados Unidos y Europa, lo que incluye la OTAN.

Después del referéndum del 1 de octubre publicó un informe firmado por James Hasik, un experto en asuntos militares del Centro Brent Scowcroft de Seguridad Internacionales (parte del Atlantic Council), centrado en asuntos de defensa. El estudio lleva por título “Las implicaciones militares de la secesión de Cataluña”.

El autor ya analizó las posibilidades de Cataluña y Escocia hace años, pero ahora se ha centrado sólo en el caso catalán con motivo del punto culminante el proceso secesionista.

Unas fuerzas navales en el noroeste del Mediterráneo

Una de las conclusiones más destacadas de este informe del Atlantic Council es que “el gobierno federal [sic] de Madrid no tiene capacidad de oponerse al movimiento por la autodeterminación”, por lo que no es descabellado contar con que Cataluña se podría convertir próximamente en un estado independiente.

Partiendo de ese escenario, este experto en temas militares llega a concluir que la OTAN no podría dejar de lado a una Cataluña independiente. De hecho, el experto del Atlantic Council apunta que la Alianza Atlántica “necesitaría a las fuerzas navales catalanas” para garantizar su control, su hegemonía en el Mediterráneo.

James Hasik señala que algunos teóricos independentistas -como se ha ido contando en El Confidencial Digital en los últimos años- han ido esbozando cómo serían unas fuerzas armadas de la Cataluña como estado propio. Y en ese diseño destacan sobre todo el esfuerzo por tener una marina bien dotada, con barcos de tamaño medio y lanchas para proteger el litoral catalán y para asegurar su posición.

El experto del Atlantic Council pone también en valor esa posición de Cataluña en el Mediterráneo noroccidental. De hecho, señala que si se concretara ese empeño por dotarse de barcos militares y gracias a la importancia de puertos como los de Barcelona y Tarragona, Cataluña podría situarse como una “pequeña potencia naval”: da como prácticamente seguro que en caso de independencia habrá fuerzas costeras y navales “con las cuatro barras de la senyera” en esa zona del Mediterráneo.

Mejor que la artillería en Ceuta y Melilla

Hasik demuestra haber leído los estudios sobre la defensa de una Cataluña independiente que han elaborado entidades como el Centre d’Estudis Estratégics de Catalunya (CEEC), que dirige uno de los fundadores de los Mossos modernos, o la antigua sectorial de Defensa de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), ya que resalta esa visión de algunos independentistas de que una Cataluña independiente debería centrar sus esfuerzos en tener una marina operativa.

Incluso llega hasta el punto de asegurar que para la OTAN sería más interesante la aportación de esa “fuerza naval catalana” que las fuerzas terrestres españolas que están situadas en Ceuta y Melilla (fuera del paraguas de la OTAN) para defenderlas de Marruecos.

Todas estas hipótesis sobre la OTAN, eso sí admite Hasik, estarían condicionadas al hecho de que la alianza militar admitiera en su seno a este nuevo estado catalán. Y señala que podría no darse ese ingreso, ya España podría vetarlo como hace Grecia con Macedonia.

En todo caso, cita otro estudio que señala que una Cataluña independiente, por su PIB y población, sería capaz de poner en pie un buen sistema de defensa, con un gasto de 4.500 millones de dólares anuales. Con una visión optimista, aventura una comparación con Dinamarca -uno de los países con los que se quieren igualar los independentistas-, que gasta una cifra similar y cuenta con unas fuerzas armadas “bien consideradas y eficientes”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·