Lunes 20/11/2017. Actualizado 08:58h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Objetivo: ‘blindar’ el desfile del 12 de octubre. Moncloa y Defensa han diseñado un plan para ubicar al público más lejos de las autoridades para reducir abucheos y silbidos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Será el último desfile militar del Día de la Hispanidad al que acuda José Luis Rodríguez Zapatero, y se quiere evitar a toda costa que se repitan los abucheos y silbidos contra su persona que fueron la tónica general en años anteriores. Los Ministerios de Presidencia y Defensa han diseñado un plan para restar ‘eco’ a las protestas.

El Confidencial Digital ha contactado con fuentes en Defensa que explican algunos de los detalles de esta estrategia o ‘protocolo’, tal como lo definió el año pasado Carme Chacón tras el desfile.

El cambio más importante será el del recorrido y sentido de este: el desfile comenzará en Atocha y finalizará en la Plaza de Colón

También cambiará la nueva ubicación de la tribuna de autoridades y la de prensa. La Familia Real, los integrantes del Gobierno y las demás personalidades estarán ubicados en la Plaza de Neptuno, próxima al Congreso. Los accesos del público a esta zona son más complicados, ya que carece de una estación de Metro cercana –las más próximas están a cinco minutos a pié desde Sol o Atocha- y los autobuses no podrán circular por las restricciones de tráfico.

Según ha sabido ECD, previamente se valoraron otras ubicaciones como la Plaza de Cibeles, donde estuvo situado el altar desde el que Benedicto XVI celebró una misa durante las Jornadas Mundiales de la Juventud del pasado mes de agosto. Sin embargo, se optó finalmente por Neptuno.

Las mismas fuentes aseguran que la nueva ubicación se caracteriza por ser un lugar “más resguardado” que los anteriores –Plaza de Colón y Plaza de Lima, frente al estadio Santiago Bernabéu-. En esta ocasión, las primeras filas de público estarán sensiblemente más alejadas de las tribunas, lo que hará que un posible abucheo sea menos audible.

Para evitar que se repitan en los momentos clave del desfile, como el homenaje a los Caídos –hecho que enfadó a la cúpula militar el año pasado-, el narrador del desfile pedirá silencio por megafonía. Además, se instalarán pantallas gigantes a través de las que el público podrá seguir el desarrollo del evento.

Otras opciones

El plan de Presidencia y Defensa consistirá en “diversificar la oferta lúdica y cultural” de ese día, para que la opción del desfile no sea la única. “No se quiere desviar la atención, simplemente completar el programa” aseguran a ECD fuentes de Defensa.

Entre otras actividades, ese día serán gratuitas las entradas a los museos de la capital, el Senado y el Congreso tendrán jornada de Puertas Abiertas y también están previstos una serie de conciertos y encuentros culturales para ese día.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·