Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Dispone de un sistema para evaluar la productividad

BBVA prepara la salida de 400 empleados por bajo rendimiento

El proceso coincide con el anuncio de cierre de sucursales y ajuste de plantilla para ahorrar costes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

BBVA ha puesto en marcha un proceso para ir desmontando sucursales. Los empleados que no cumplen los objetivos acaban en el colectivo “compromiso”. Un sistema implantado hace varios años para evaluar la productividad, pero que sirve ahora para adelgazar las oficinas con el goteo incesante de salidas de empleados bajo la justificación de “bajo desempeño”.

Oficina del BBVA. Oficina del BBVA.

La entidad acometió el año pasado un recorte laboral de unas 500 personas y el cierre de un centenar de sucursales, según confirmó en octubre el propio consejero delegado, Carlos Torres Vila. También anticipó entonces “medidas” y “salidas adicionales” en la división de España para 2017, aunque no concretó ninguna cifra.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes internas, alrededor de 400 empleados que no cumplen los objetivos se encuentran incluidos en ese colectivo “compromiso”, que les abre la puerta de salida de la entidad. El número definitivo de despidos entre esos trabajadores que no cumplen objetivos se aproximará a esa cifra.

BBVA tiene activado este plan de Recursos Humanos en toda su red de sucursales. Una de las líneas estratégicas supone establecer un control sobre su rendimiento que conduzca incluso a la extinción del contrato y el despido de los empleados en los que se aprecie “bajo desempeño”.

Por ello, el recrudecimiento ahora de esta política de salidas en función de la productividad, que coincide además con ese anuncio de un plan de ajuste de oficinas y de plantilla en el banco, mantiene en tensión, fundamentalmente, a los trabajadores de la red comercial.

Desde hace varios ejercicios, la entidad presidida por Francisco González viene ajustando su plantilla, para adecuarla a los nuevos usos de los clientes y a un proceso de ajuste de costes, aunque no se ha tratado de despidos masivos.

De hecho, sobre estos últimos despidos, fuentes oficiales de BBVA aseguran que son salidas puntuales y que, en ningún caso, se trata de un ERE encubierto.

Goteo incesante de salidas

Pero la denuncia de los trabajadores es otra. Según explican fuentes sindicales, un despido en BBVA en Madrid el pasado 6 de febrero, pocos días después otro en Pamplona y más recientemente otro en Murcia, han contribuido a disparar las alarmas de la plantilla.

Una política de salidas que se llegó a cobrar 14 despidos en un mismo día, -2 por cada Dirección Territorial- y ha ido avanzando en un permanente goteo a los que se suman otros 5 en Cataluña y Andalucía en diciembre pasado.

Así las cosas, la mayoría de los afectados son mujeres y jóvenes, aunque también hay trabajadores con cierta antigüedad que hasta la fecha han llevado a cabo su labor de forma correcta, por lo que todo parece indicar, explican fuentes internas, que se trata de adelgazar plantilla en las sucursales fuera de cualquier control sindical, además de “ejemplarizar” y no de mejorar la productividad.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·