Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los saudíes habían amenazado con suspender el contrato

El viaje del rey Juan Carlos a Arabia Saudí evita la cancelación del AVE La Meca-Medina

El monarca cumplió con las dos exigencias de Riad: asumió personalmente la interlocución y puso fin a las peleas entre Villar Mir (OHL) y Florentino Pérez (ACS)

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El contencioso del AVE La Meca-Medina ha quedado pacificado tras el viaje del rey Juan Carlos a Arabia Saudí. El monarca ha conseguido calmar a las autoridades del país asumiendo personalmente la interlocución y apaciguando las disputas entre los miembros del consorcio, especialmente entre Juan Miguel Villar Mir y Florentino Pérez.


Ana Pastor y el rey don Juan Carlos. Ana Pastor y el rey don Juan Carlos.

El desplazamiento de don Juan Carlos a Arabia Saudí, hace poco más de una semana, coincidió con uno de los momentos más delicado en las obras del AVE a La Meca, donde el consorcio español acumula retrasos y problemas para cumplir su compromiso y llevar la alta velocidad al desierto.

Se vivía un momento crítico. La obra más ambiciosa para España en el exterior, por valor de 6.700 millones de euros, se encontraba en peligro. Los saudíes habían amenazado con suspender el contrato y parecían inflexibles.

Entrevista con el nuevo rey

Felipe VI se desplazó a Riad nada más conocerse la noticia del fallecimiento del rey Abdalá en calidad de jefe del Estado acompañado del ministro de Defensa, Pedro Morenés.

Sin embargo, don Juan Carlos decidió viajar a Arabia Saudí unos días después. Un movimiento que llamó especialmente la atención. El motivo, según ha confirmado ahora El Confidencial Digital, era entrevistarse con el nuevo rey saudí fuera de los focos, en un contexto más tranquilo. Una carta del nuevo ministro de Transportes saudí, Abdullah bin Abdulrahman Al Muqbel, le había puesto en máxima alerta tan solo unos días antes.

Consideró que, finalizadas ya las honras fúnebres, era el momento más adecuado para que las buenas relaciones entre ambos países afloraran de nuevo y subsanar los últimos encontronazos surgidos en torno al ambicioso proyecto ferroviario.

Único interlocutor aceptado

Según las fuentes consultadas, la misiva del nuevo ministro de Transportes al rey emérito era contundente: no quería hablar más con políticos o empresarios, sino con una figura con la que se entendiese. Y esa persona era el rey don Juan Carlos. Le designó formalmente como el único interlocutor válido.

En ese punto, se decidió que no era recomendable un viaje de la ministra Ana Pastor a Arabia Saudí y se desechó la idea. Un escenario que obligaba al monarca, necesariamente, a implicarse a fondo. Alguien recordó entonces las similitudes del caso con la profunda crisis de Sacyr en Panamá con la construcción del nuevo canal.

Viajó en un vuelo regular

La Zarzuela aseguró, entonces, que don Juan Carlos viajaría a título particular. De hecho, no voló en un avión de la Fuerza Aérea Española. No se informó, sin embargo, del medio de transporte utilizado para este desplazamiento.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que el monarca viajó en vuelo regular Madrid-Riad, y que ningún ayudante de la Casa del Rey le acompañó.

Pacificar a Villar Mir y Florentino Pérez

Lo primero que escuchó don Juan Carlos es que el AVE La Meca-Medina se había convertido en un proyecto ingobernable en el que era muy complicado poner de acuerdo a las doce empresas españolas que integran el consorcio.

De ahí que don Juan Carlos decidiera, tras la reunión con el rey Salman, transmitir a las constructoras españolas el siguiente mensaje: hay que cerrar filas y ponerse a trabajar. Las noticias sobre disensiones en el seno del consorcio no gustan a las autoridades saudíes y pueden ser utilizadas en nuestra contra.

Hay que recordar que el proyecto está integrado por constructoras rivales, como OHL y Cobra (ACS), de los tradicionalmente enfrentados Juan Miguel Villar Mir y Florentino Pérez. El rey, aseguran fuentes conocedoras de los contactos, no dudó en tomar cartas en el asunto.

Les ha invitado a ambos a abandonar sus diferencias y a dar una imagen de unidad “por el bien del proyecto”. Ha hecho lo mismo con el resto de los altos directivos que participan en el proyecto.

No está dispuesto a un “descarrilamiento”

Según las fuentes consultadas, don Juan Carlos ha confesado a personas de su máxima confianza que la negociación que logró para España el AVE La Meca-Medina, un contrato valorado en más de 6.500 millones de euros para las empresas españolas, ha sido “su último gran logro”.

No está dispuesto, por tanto, a un “descarrilamiento” que ponga en riesgo el macro proyecto. Es consciente de que los retrasos en las obras han creado un clima incómodo, en el que se ha visto amenazada la continuidad del proyecto.

Ha sido necesario explicar, sin embargo, que parte de la culpa no es española. Los retrasos del consorcio chino en la entrega de los trabajos de la primera fase del proyecto han influido y mucho en el incumplimiento del calendario.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··