Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El encuentro tuvo lugar este miércoles

Golpe del Gobierno para acabar con la hegemonía sindical de UGT y CCOO

Reunión de la ministra Báñez con representantes de funcionarios para impulsar una reforma de la Ley de Representatividad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El bipartidismo de hecho que existe en España desde la transición, con dos grandes partidos, PP y PSOE, alternándose en el Gobierno, tiene también un claro paralelismo en el mundo laboral, donde dos sindicatos, UGT y CC.OO, se reparten la hegemonía. Una situación que, al igual que en el ámbito político, corre peligro con el advenimiento de los nuevos partidos.


Cándido Méndez, Ignacio Fernández 'Toxo', y José Blanco. Cándido Méndez, Ignacio Fernández 'Toxo', y José Blanco.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, está impulsando una campaña frente al actual ‘bipartidismo sindical’ que sustentan las organizaciones tradicionales.

El sindicato de funcionarios CSIF es el tercero en discordia en un sistema bipartidista y está trabajando en propuestas concretas para tratar de que la ley reste poder a los mayoritarios UGT y Comisiones Obreras.

De esta manera, ha pedido a todas las fuerzas políticas que concurren a las elecciones del 20 de diciembre (PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos) impulsar una verdadera regeneración democrática, también en el ámbito laboral, con una reforma legislativa que abra los sindicatos a la sociedad española.

Reunión con Fátima Báñez y diputados del PP

El último de estos encuentros tuvo lugar este miércoles con el Gobierno. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, recibió la propuesta del sindicato mayoritario de funcionarios para acabar con el ‘bipartidismo sindical’.

Según ha confirmado El Confidencial Digital por fuentes de CSIF, los representantes de los empleados públicos le plantearon, en concreto, una reforma de la Ley de Representación Sindical, que permita optar a nuevas opciones y, por tanto, favorecer el pluralismo que existe ya en la sociedad en los órganos de toma de decisión en las empresas.

En la reunión también estuvieron presentes Juan José Matarí y Rafael Merino, miembros de la Ejecutiva y viceportavoz del Grupo Popular en el Congreso, respectivamente. El encuentro se produce en un momento en el que el PP está ultimando su programa electoral.

La ministra y los responsables del PP manifestaron su voluntad de estudiarla y se comprometieron a aportar mayor transparencia y avanzar en los mecanismos de regeneración democrática que demanda la sociedad española.

Los sindicatos tradicionales, recortados por el Gobierno

Las subvenciones más importantes que reciben tanto los sindicatos como la CEOE provienen del Ministerio de Empleo. Y las ayudas directas a estas organizaciones ya han ido disminuyendo considerablemente durante el mandato del PP.

Desde que el Gobierno de Mariano Rajoy llegó a la Moncloa en 2011, las centrales UGT y CCOO y la patronal han visto reducidas las ayudas del Estado cerca de un 45%.

Durante el último año del Gobierno Zapatero, el entonces ministro Valeriano Gómez destinó casi 16 millones de euros a subvencionar 79 organizaciones sindicales. El 70% de este dinero fue destinado a CCOO (que recibió 6,4 millones) y UGT (6,1 millones). Un 20% se repartió entre sindicatos minoritarios y el restante 10% fue a parar a la CEOE.

En cambio, esa cifra se redujo a casi a la mitad en 2014, cuando el departamento que ahora dirige Fátima Báñez destinó 8,8 millones de euros para 65 organizaciones sindicales, de los cuales CCOO se llevó 3,4 y UGT, 3,2.

Hay que recordar también que las ayudas recibidas desde el Ministerio de Empleo durante la etapa socialista fueron recortadas en un 20% por el PP en el primer año de Gobierno. El objetivo, explicó el Ejecutivo entonces, era disminuir gastos para cumplir con el déficit.

Reforma de la Ley Sindical y el Estatuto de los Trabajadores

La reforma que plantea ahora CSIF se sustentaría en una reforma de la Ley de Representividad, que rebaje el umbral exigido de representación en la participación institucional, del 10 por ciento actual al 5% (tal y como ocurre en la inmensa mayoría de los órganos de representatividad, como las Cortes Generales o los parlamentos autonómicos).

También han propuesto la modificación del Estatuto de los Trabajadores para, precisamente, permitir esa constitución más representativa de los comités de empresa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·