Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

También verifica si se acogieron a la amnistía fiscal

Hacienda revisará las declaraciones de la Renta de los 86 directivos que utilizaron las tarjetas de Caja Madrid

Investiga si declararon estos gastos como rendimientos de trabajo. Las inspecciones impedirán que los altos cargos puedan presentar liquidaciones voluntarias del IRPF para eludir la sanción

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las tarjetas opacas de Caja Madrid han provocado un gran terremoto social y político. Hacienda va a ir a por cada uno de los 86 directivos implicados en el escándalo. Se pretende dar una respuesta contundente a las acusaciones de que el Banco de España y la Agencia Tributaria dieron el visto bueno a esas prácticas.

Sede de Caja Madrid en las Torres Kio de la Plaza de Castilla. Sede de Caja Madrid en las Torres Kio de la Plaza de Castilla.

Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes próximas a Hacienda, la Agencia Tributaria va a proceder a una exhaustiva inspección de las declaraciones de la Renta de los 86 directivos implicados en la trama de las tarjetas fantasma de Caja Madrid.

Concretamente, la revisión se va a centrar en los años comprendidos entre 2010 y 2012, los únicos ejercicios para los que todavía no ha prescrito el fraude fiscal.

Hacienda persigue que no escapen de una elevada sanción económica si se confirma que han defraudado en el IRPF al no declarar esos importes como rendimientos del trabajo.

Que no puedan eludir la sanción tributaria

La celeridad que demuestra la Agencia Tributaria en iniciar estas revisiones busca impedir que los directivos que presuntamente utilizaron las tarjetas de Caja Madrid para gastos indebidos presenten en los próximos días una liquidación voluntaria del IRPF para declarar esas cantidades.

Esa circunstancia les permitiría eludir la sanción tributaria, un escenario que Hacienda no está dispuesto a tolerar en este caso. La Ley General Tributaria prevé que esas declaraciones complementarias eviten las multas por evasión fiscal si no se ha iniciado todavía la investigación.

Consejeros que se acogieron a la amnistía fiscal

Otra de las actuaciones que va a poner en marcha la Agencia Tributaria irá dirigida a determinar si existen beneficiarios de la amnistía fiscal. Se tienen indicios de que algunos de estos directivos se acogieron a la medida de gracia aprobada por el Gobierno Rajoy en el año 2012.

Se pretende verificar que ninguno de estos altos cargos haya utilizado esa regularización extraordinaria para declarar estas cantidades. Si se demuestra que proceden de actividades ilícitas no les eximiría tampoco de una importante sanción económica.

El enfado en la Agencia Tributaria es mayúsculo

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD confirman que el enfado de la Agencia Tributaria con este caso es “mayúsculo”. El motivo: la principal línea de defensa de los titulares de las tarjetas opacas de Caja Madrid está siendo que el Banco de España y Hacienda conocían estas prácticas y además las toleraron.

En la Agencia Tributaria se defienden de esta acusación y no ocultan su indignación: “las operaciones no quedaban registradas en ningún sitio; eran totalmente opacas. Lo hacían para que Hacienda no tuviera ningún indicio de que ahí se estaba produciendo una irregularidad. Si no es así, que saquen los papeles”, explican.

No hay delito fiscal para los altos directivos

En Hacienda tienen claro también que no se podrá acusar de delito fiscal a cada directivo en concreto. Las cuantías supuestamente cargadas con cada una de estas tarjetas entre los años 2010 y 2012  no llegan al umbral de los 120.000 euros al año defraudados, a partir del cual se considera delito.

Pero Bankia sí puede tener ahora problemas con Hacienda. En caso de que se demostrase que se trataba de remuneraciones no declaradas, la entidad tendría que haber ingresado las retenciones correspondientes.

Estas cuantías eran del 35% entre los años 2009 y 2011 y del 42% en 2012, por lo que las retenciones en su conjunto sí superan el umbral de los 120.000 euros para ser tipificado como delito fiscal.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·