Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Así es y así piensa hoy José María Fidalgo, ex líder de CCOO, reconvertido, profesor en una escuela de negocios y ‘candidato’ a ser nombrado ministro de Trabajo con el PP

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ‘candidatura’ de José María Fidalgo, ex secretario general de Comisiones Obreras, para convertirse en ministro de Trabajo sorpresa, con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, presenta más fundamentos de lo que en un principio pudo parecer.

La noticia, publicada por El Confidencial Digital, de que José María Aznar había sugerido al presidente del PP, y candidato a la presidencia del Gobierno, el nombre de Fidalgo para ministro de Trabajo, que mereció mucha repercusión, tiene más sentido de lo que parece, según personas que conocen bien a Fidalgo.

Su nombre sonó como posible candidato de UPyD a la alcaldía de Madrid, y, aunque no se confirmó, en enero asistió al acto de presentación de las listas a las elecciones autonómicas pidiendo el voto para la formación de Rosa Díez. Sin embargo, en septiembre participó en un foro del PP celebrado Las Palmas, donde manifestó sus simpatías por ese partido.

Ex secretario general de Comisiones Obreras, hoy “es otro”, “ha madurado mucho”, según las personas que le conocen, con las que ha hablado ECD. Médico traumatólogo excedente en La Paz, profesor actualmente en una escuela de negocios y tertuliano habitual de Carlos Herrera en Onda Cero, afirman que la propuesta de ser ministro no resulta tan descabella, conociendo la personalidad del ex líder sindical. Esto es lo que apuntan:

-Para empezar, Fidalgo no se corta ‘un pelo’. Ha dicho que  cree que el capitalismo “tiene cuerda para rato y no tiene alternativa, por ahora”. Lo dijo en público en el Foro Nueva Economía, en 2008, cuando estalló la crisis económica mundial. Y lo mantiene, aunque añade que “este capitalismo tiene que cambiar mucho”.

-Es amigo de Aznar, de Rato, y otras gentes de derechas, un dato que él mismo airea.

-En segundo lugar, ha superado su etapa sindicalista dura y pura. Hoy es un posibilista, que “cree lo justo en la condición humana”. Opina que “la gente dejada a su albedrío es capaz de cualquier cosa”. Su experiencia de comunista es amplia  al respecto.

-Son frases que suelta con frecuencia, y que esconden detrás una ideología y hasta una ‘filosofía’ propias.

-Otra  frase suya: “No hay democracia sin justicia social y con hambrientos. Los votos no se comen”.

-Si aceptara un nombramiento como ministro de Trabajo, querría manos libres para negociar con los agentes sociales a calzón quitado.

-“Es muy leonés, pero no artero como Zapatero. No es nada iluso. Ha leído mucho”.

-“Es inteligente; mucho. Y tiene carácter; mucho. Aunque todo lo disimula  vistiéndose de escéptico, de pasota, de persona de vuelta de todo, al estilo de Joaquín Leguina por ejemplo”.

Ninguna simpatía por los nacionalismos

-No aceptaría ser una coartada. No admitiría ser ‘otro sindicalista’ en el Gobierno, como Valeriano Gómez. Ni tampoco convertirse en  un avalista con pasado rojo, para hacer recortes sociales drásticos, aunque  el país lo necesite.

-“Para un Gran Pacto social sí estaría dispuesto. Para otros Pactos de La Moncloa”.

-Tiene una visión histórica y unitaria de una España de hombres libres que han hecho juntos 500 años de Historia.

-Detesta los nacionalismos. Los considera “movimientos retrohistóricos”. Los ve como una nostalgia infantil de la patria perdida que nunca fue, llena de mitos, una historia falsa y falseada, y encima promovida por burgueses y mercantilistas, que dieron origen a los actuales partidos nacionalistas.

-El nacionalismo le rechina frente a su internacionalismo proletario, lo que le queda de él. “Con ese pensamiento, su presencia puede ser un problema con la periferia nacionalista”

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·