Miércoles 17/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Miguel Sebastián no logra colocar sus bombillas de bajo consumo gratuitas: al Ministerio de Industria le quedan todavía trece millones por repartir

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fue una de las promesas estrellas de Zapatero incluida dentro de su política ecológica, pero va camino de convertirse en un fracaso. La segunda fase del plan para repartir entre la ciudadanía bombillas de bajo consumo está muy lejos de conseguir sus objetivos. Muchas se quedarán en las oficinas de Correos.

En 2009, el Ministerio de Industria adquirió 22 millones de bombillas de bajo consumo para repartirlas entre los clientes de las compañías eléctricas. Sin embargo, a finales de año, tan solo habían sido entregadas siete millones de unidades –lo que, por otra parte, supone un sensible ahorro de 600 gigavatios/hora.

Para reimpulsar la campaña, Industria diseñó un segundo plan para 2010: repartir los quince millones de bombillas restantes mediante un vale que llega adjunto a la factura de la luz de los clientes de Endesa, Iberdrola, Eon, HC Energía y Gas Natural Fenosa.

La campaña, que comenzó en abril en todas las comunidades autónomas, sólo ha conseguido 'colocar' una cantidad que supera ligeramente los 1,5 millones de unidades, según fuentes del Ministerio de Industria y del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía consultadas por El Confidencial Digital.

Pese a que el plazo de la campaña se extiende hasta el 31 de diciembre de 2010, las previsiones en el Ministerio de Miguel Sebastián no son nada optimistas. “Se intentará cerrar la campaña con los mejores resultados posibles, pero entregar los 15 millones íntegros, a día de hoy, es ciertamente complicado”, admiten desde Industria.

El plan, que ha costado a las arcas del Estado una cantidad superior a los cuarenta millones de euros –más de 6.000 millones de las antiguas pesetas-, responde a la necesidad de adaptar los hogares a estas nuevas bombillas, ya que las tradicionales dejarán de fabricarse en 2012.

El lado positivo de esta iniciativa es el ahorro que el Gobierno de España prevé con la utilización de los nueve millones de bombillas repartidas y que Industria cifra en torno a los 75 millones de euros al año que dejarán de salir del bolsillo de los consumidores hacia las compañías eléctricas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··