Miércoles 17/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Rodrigo Rato quiere el poder absoluto: ha contactado con la Generalitat valenciana para pactar el sucesor de Olivas como número dos de Bankia y en la presidencia de Bancaja

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rodrigo Rato ha ganado el pulso por el control de la vicepresidencia de BFA-Bankia, que conlleva el control sobre el futuro de la cartera empresarial del banco. El ex vicepresidente del Ejecutivo ya ha transmitido al presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, su disposición a pactar el sucesor de José Luis Olivas como vicepresidente de Bankia y al frente de Bancaja.

El presidente de Bankia ha ido configurando en los últimos meses un organigrama del que se han ido descolgando los directivos provenientes de Bancaja. La salida de Olivas de la vicepresidencia de BFA-Bankia, ha confirmado el poder hegemónico de Caja Madrid dentro del grupo.

Pues bien. Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes financieras, Rato aspira a controlar también esta parte del grupo con un vicepresidente que comparta su visión sobre las participaciones empresariales vinculadas a Bancaja como Iberdrola, Aguas de Valencia o Ribera Salud.

Rodrigo Rato busca un presidente para Bancaja de su máxima confianza. La vicepresidencia de BFA-Bankia corresponde a la entidad valenciana, según los términos del acuerdo, por lo que su objetivo es que el sustituto de José Luis Olivas encaje en ese perfil. El presidente de Bankia sabe que tiene que consensuar el nombre con el Gobierno valenciano y ya se ha puesto en movimiento.

Según las fuentes consultadas, el visto bueno de la Generalitat, que sigue nombrando a casi la mitad de los consejeros de la caja a través del parlamento autonómico, es imprescindible. Y el presidente Alberto Fabra no está dispuesto a ceder a las primeras de cambio.

Lo que si es cierto es que el jefe del Ejecutivo valenciano se encuentra algo distanciado del todavía presidente de Bancaja, Olivas, un hombre más vinculado a la anterior etapa de Francisco Camps. Esa es la baza que quiere jugar Rodrigo Rato: la falta de apoyo a Olivas entre la nueva Generalitat, sobre todo tras confirmarse la intervención de Banco de Valencia, para apartarle también de la presidencia de Bancaja, de la que se resiste a abandonar.

Tampoco en la propia entidad cuenta con respaldo suficiente. Entre algunos directivos de Bancaja no gusta la idea de que José Luis Olivas siga en el cargo tras el escándalo de Banco de Valencia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··