Jueves 18/01/2018. Actualizado 13:54h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Rodrigo Rato ha decidido implicarse a fondo en los grandes desafíos del grupo Caja Madrid-Bancaja: el ‘core capital’, los vencimientos de la deuda en 2012 y la morosidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Caja Madrid y Bancaja alcanzaron el pasado mes de junio un acuerdo para una ‘fusión fría’, una operación que ha dado lugar a la mayor caja de ahorros en España. La maniobra fue bien recibida por los mercados pero trajo consigo algunos desafíos importantes. Rodrigo Rato trabaja para resolver los principales objetivos del grupo.

Según fuentes de la entidad consultadas por El Confidencial Digital, uno de los puntos que más ha centrado la atención del presidente Rato es el ‘core capital’, es decir, la relación porcentual entre el capital básico de la entidad del que se puede disponer inmediatamente –compuesto por el capital y las reservas– y el valor de las deudas a las que debe hacer frente la entidad por sus operaciones.

Cuando Caja Madrid anunció su ‘fusión fría’ con Bancaja se manejaba un cifra del 5,3% de ‘core capital’. Hace sólo un par de semanas, caja madrileña presentó resultados y comunicó que esa cifra se situaba en el 6,6 por ciento. Hay que tener en cuenta que los estándares internacionales recomiendan que las entidades se manejen en un horquilla situada entre un 7 y un 8%.

El objetivo de Rodrigo Rato es situar esta ratio en el 7,3%. Para lograrlo se llegó a barajar una salida a bolsa. O la opción de realizar una ampliación de capital de grandes proporciones. Pues bien. En estos momentos, la cúpula del grupo no es partidaria de ninguna de estas dos iniciativas. No será necesaria ninguna inyección de capital. Ni siquiera se trabaja en una emisión de cuotas participativas.

En este sentido se expresó recientemente un portavoz oficial de Caja Madrid, que recordó cómo la integración de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco entidades bajo el Sistema Institucional de Protección, la famosa ‘fusión fría’, permitirá al grupo disponer de una ayuda pública de 4.465 millones de euros.

Con esta ayuda, explican desde Caja Madrid, se cumplen ampliamente con los requerimientos de capital, por lo que no se van a acometer –a corto plazo, al menos- ventas de participadas, ni aventuras en los mercados privados.

Otro gran reto al que se enfrenta Rodrigo Rato y su equipo de gestión son los vencimientos de deuda que el grupo deberá afrontar en 2012. Se trata de un desafío no pequeño y en estos momentos, varios directivos de la entidad trabajan en resolver esta cuestión. Como fuentes de financiación, se cuenta con el Banco Central Europeo y los avales del Gobierno.

La tasa de mora es la tercera cuestión que centra la atención de los altos ejecutivos de Caja Madrid y Bancaja. Está situada en un 5,39%, muy similar a la media del sector. Sin embargo, en el grupo se tiene en cuenta que la tasa de cobertura no está respondiendo de la misma manera. La media del sector está en un 56% mientras que la de Caja Madrid-Bancaja no llega al 46%, según los datos internos.

Por último, existe otro indicador sobre el que se está trabajando: la tasa de rentabilidad sobre activos (ROA). El objetivo de los ejecutivos liderados por Rodrigo Rato es acercar el 0,20 que registra el nuevo grupo fruto de esta ‘fusión fría’ al 0,30 que registra de media el sector.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··