Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Sorpresa en el Banco Central Europeo por la incomprensible reacción de Elena Salgado ante la crisis de la deuda española: “Un párrafo y mal explicado”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Banco Central Europeo no ha dado crédito a la reacción del Ejecutivo español ante la escalada de la prima de riesgo, que sobrepasó la semana pasada la barrera de los 400 puntos. Cuando las autoridades monetarias europeas esperaban una contundente respuesta del equipo económico de Zapatero, los movimientos se limitaron a un pequeño anuncio con escasa claridad.

Según ha podido conocer El Confidencial Digital por fuentes financieras, altos funcionarios del banco central quedaron perplejos por la “tibia” respuesta que el equipo capitaneado por Elena Salgado tuvo ante las turbulencias en los mercados de deuda, que pusieron a España hace unos días al borde del abismo.

El Gobierno se limitó a anunciar, por boca de su vicepresidenta económica, que aprobará este mes medidas para apuntalar el cumplimiento del objetivo de déficit, entre ellas incrementar este mismo año los pagos a cuenta para grandes empresas para recaudar en torno a 2.500 millones de euros y flexibilizar el contrato a tiempo parcial, además de acordar con las comunidades autónomas que la regla de gasto esté lista en septiembre.

Según las fuentes consultadas, esta reacción del Gobierno de España fue considerada insuficiente por el supervisor financiero europeo. Algunos ejecutivos del banco criticaron la falta de concreción del mensaje de Salgado, de quien dicen que resumió en “un párrafo y mal explicado” su plan para dar solución al déficit del Estado. Un anuncio que se vio débil desde Frankfurt, y que no servía, en absoluto, para recuperar la confianza de los mercados en España.

Otro de los aspectos que no pasó desapercibido para el Banco Central Europeo fue la escasa movilización de los miembros del Ejecutivo español ante una situación calificada como “gravísima”. Solo la vicepresidenta Salgado ha dado la cara, y, en algún momento, también José Blanco o Ramón Jáuregui. Y es que en Italia, otro de los países en la cuerda floja, la reacción se ha visto más acorde a las circunstancias.

“En España hubo más gestos que acciones”, comentó algún alto funcionario del supervisor de la moneda común. Mientras Zapatero se mantuvo recluido en su despacho de Moncloa, tras suspender su descanso en Doñana, manteniendo conversaciones con importantes dirigentes españoles e internacionales, el Gobierno de Silvio Berlusconi se puso manos a la obra de inmediato.

Los responsables del ministerio de Economía italiano, el Banco Central y las autoridades de mercado -el denominado Comité de Estabilidad Financiera- , además de seguir atentos la evolución de los indicadores económicos, anunciaron un plan de choque a las pocas horas para hacer frente a la crisis de deuda. Un movimiento que, según estas mismas fuentes, se echó en falta con mayor firmeza también desde España.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·