Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Volver a tasar los activos inmobiliarios llevaría a la quiebra a bancos y cajas: 330.000 millones de euros en créditos a promotores VS 180.000 millones de fondos propios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Expertos del sector inmobiliario alertan de que si se volvieran a tasar los activos que han ido acumulando las entidades, el sistema financiero quebraría. Destacan que bancos y cajas acumulan 330.000 millones de euros en hipotecas y créditos concedidos a promotores, frente a los 180.000 millones de euros que suman los fondos propios del sistema bancario español.

Si se tasaran los activos inmobiliarios de bancos y cajas a los precios de hoy, quebraría el sistema bancario español”, asegura Miguel Rico a El Confidencial Digital, responsable de la promotora especializada en VPO MRA, en relación al volumen de riesgo inmobiliario (crédito) en manos de promotores

El responsable de la constructora navarra se basa en datos proporcionados por el Ministerio de Vivienda y la Asociación Hipotecaria Española (AHE) para hacer esta afirmación y recuerda que “sólo el volumen de crédito en manos de promotores asciende a 330.000 millones de euros, mientras que los fondos propios del sistema bancario español se sitúan en torno a 180.000 millones”.

“La diferencia, unos 150.000 millones de euros, se la deben a otros sistemas bancarios y a terceros”, añade el presidente de Miguel Rico y Asociados. “Antes este negocio tenía tal nivel de rentabilidad –cercana al 45% sobre la inversión realizada en suelo- que todos se han lanzado a endeudarse para construir o promover vivienda”, resume.

Desde el sector financiero, así como varios técnicos del Ministerio que dirige Beatriz Corredor confirman estas cifras y reconocen que el pinchazo del ladrillo les está generando graves problemas, no sólo los “más inmediatos, como la morosidad y el creciente desempleo”, sino también “aquellos a los que nos estamos enfrentando ahora, principalmente la absorción de activos inmobiliarios”.

Es precisamente la búsqueda de una salida a ese excedente de activos inmobiliarios lo que está provocando un alejamiento de los bancos de su negocio tradicional hacia la promoción y gestión inmobiliaria.

Directivos de consultoras inmobiliarias como Aguirre Newman o Richard Ellis apuntan que

las entidades de crédito aún están analizando qué hacer con los activos, principalmente suelo y vivienda, para gestionar esta saturación. Prueba de ello es el número creciente de subastas de viviendas, promociones especiales para empleados y clientes –véalo aquí- o creación de filiales para gestionar el patrimonio inmueble de los bancos y cajas, señalan fuentes cercanas a la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

“No se trata de una solución nueva, ya que este tipo de movimientos ya se ha visto en crisis anteriores”, matiza un técnico de la Asociación Española de Banca (AEB). Eso sí, añaden desde las inmobiliarias, “el volumen de activos y excedente es bastante superior”. “Las experiencias en crisis anteriores de los bancos creando estructuras para gestionar activos inmobiliarios no fueron fructíferas”, recuerdan por su parte desde la AHE.

Son varias las entidades que se han lanzado a abrir su propia inmobiliaria para dar salida a la cartera de promociones de viviendas adquiridas a cambio de cancelaciones de deuda al promotor, denuncian desde varias empresas del sector.

Algunas de las que ya están en marcha, Aliseda, del Banco Popular, Altamira, del Santander o Anida, del BBVA. También cajas como LaCaixa tienen este tipo de subsidiarias (ServiHabitat en el caso de la caja presidida por Isidro Fainé o Reser Subastas, de Caja Madrid).

Rico añade que en España hay 700.000 viviendas construidas sin vender, y suelo financiado para construir otros cinco millones más, por lo que se pregunta cuántas se van a consumir al año. Cabe destacar el cálculo que aportan los investigadores del Instituto Nacional de Estadística (INE), quienes apuntan que el ritmo de creación de nuevas unidades familiares, y por tanto de compra de nuevos inmuebles, roza los 300.000 anuales “en circunstancias normales”.

Fuentes del sector inmobiliario explican a ECD que los promotores “no tiene dinero para urbanizar ni para nuevos proyectos” y que están “sobre-hipotecados”. Directivos de MRA añaden que “durante el boom, incluso los suelos baratos se han refinanciado para nuevas inversiones o para el mantenimiento de las estructuras”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·