Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El desplome en ventas de un 40% provoca un descenso de pedidos a proveedores

El boicot a los productos catalanes castiga a las economías de Andalucía, Extremadura y Aragón

Freixenet y Codorníu utilizan botellas fabricadas en Zaragoza y corcho de Málaga, Nestlé produce el tomate Solís en Cáceres...

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El boicot a los productos catalanes comienza a castigar seriamente a los proveedores de algunas marcas emblemáticas que proceden del resto de España. El golpe afecta ya a las economías de Andalucía, Extremadura y Aragón porque la caída en ventas de las firmas catalanas ha provocado a su vez el descenso en los pedidos de materias primas.

Planta de Solís en Miajadas (Badajoz). Planta de Solís en Miajadas (Badajoz).

Tal y cómo se contó en ECD hace unos días, el nerviosismo se ha apoderado de los máximos responsables de algunas de las principales empresas de alimentación por este rechazo al “made in Catalonia”, especialmente en el mercado fuera de la comunidad.

Han comenzado a registrar un desplome en los pedidos en los últimos quince días por parte de grandes de la distribución del resto de España. Este descenso se ha reflejado en una caída de las ventas que se cifra en un 40% de media en un mes por el rechazo a sus productos en los lineales de los supermercados.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmó también la semana pasada en el Congreso que las grandes superficies han registrado un descenso de las ventas de un 20% en Cataluña desde el referéndum del 1 de octubre.

“Boicots como el actual no tienen sentido en una economía globalizada, en la que no existen productos absolutamente autóctonos de ningún tipo”, explican a El Confidencial Digital fuentes de la asociación de fabricantes y distribuidores de empresas de gran consumo.

En efecto, algunas de las marcas catalanas más reconocidas se abastecen de materias primas que tienen su origen fuera de Cataluña. Por ello, no comprar en el resto de España productos “made in Catalonia” puede perjudicar a proveedores de todos los rincones del país y, por tanto, castigar al conjunto de la economía española.

Botellas de cava de Zaragoza y corcho de Málaga 

“El líquido es de Cataluña, pero el vidrio y el corcho son de fuera; al final, es una cadena y el boicot nos daña a todos”, explica un responsable del Consejo Regulador del Cava bajo condición de anonimato.

El gran símbolo comercial de Cataluña, el cava, no es en realidad tan catalán. Las viñas del Penedès aportan la materia prima. Pero buena parte de los proveedores están radicados en otras comunidades.

La producción de algunos pedidos de Freixenet y Codorníu incluyen vidrio de una fábrica de Zaragoza, corcho de Extremadura, cápsulas de la Rioja alavesa, etiquetas de Murcia y cajas de madera de Castellón. 

Nestlé produce Solís y Aquarel en Extremadura

El Grupo Nestlé, de origen suizo y cuya penetración en España es a través de Cataluña, produce también el tomate Solís, que recibe la materia prima desde una factoría de Miajadas (Cáceres).

El grupo suizo vende también el agua mineral que se comercializa con la marca Aquarel que procede de la embotelladora de Herrera del Duque (Badajoz). La planta abrió sus puertas en abril de 2005. El ex ministro de Industria, José Montilla, acudió a la inauguración y la presentó como una de las factorías más avanzadas de Europa.

Gallina Blanca también produce caldos en Cáceres

La planta de Gallina Blanca ubicada en Miajadas (Cáceres) es la que fabrica todas las gamas de salsas de tomate para el mercado español.

El gigante agroalimentario catalán, GB Foods, más conocido por la antigua denominación de Gallina Blanca, contempla reforzar esta factoría con una nueva línea de crema de diferentes tipos de verduras, un producto con gran auge en el mercado.

La futura línea debe acompañar a la producción de caldos con las marcas Gallina Blanca que Inpralsa, la filial extremeña de GB Foods, produce en esta comunidad desde finales del 2012 y que viene teniendo también una excelente acogida en el mercado.

La inversión de la puesta en marcha de la línea de caldos supuso una inversión en su día de 7,4 millones de euros. La idea de GB Foods es elaborar y comercializar cremas naturales de verduras como calabaza y calabacín.

El crecimiento de su línea de caldos y la futura de cremas de verduras debe suponer la ampliación de su capacidad logística en unas naves que la compañía tiene alquiladas al lado de su factoría. 

Los Jaume Serra de García Carrión con origen en Murcia

También existen casos de compañías murcianas que invierten y tienen intereses en tierras catalanas y viceversa.

Un claro ejemplo es la empresa Vinos García Carrión con origen en Jumilla (Murcia), aunque con instalaciones en la localidad de Vilanova i la Geltrú (Barcelona). Se coloca como un serio competidor para Freixenet y Codorníu, situando a su marca Jaume Serra entre las líderes de su segmento en el mercado nacional.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·