Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La corrupción política y la financiación ilegal de los partidos inquieta a los grandes empresarios: debate en la cúpula de la CEOE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Máxima inquietud entre los grandes empresarios por la corrupción política y la financiación irregular de los partidos, con el 'caso Bárcenas' presente a diario en los medios de comunicación. A pesar de que no estaba previsto, el último almuerzo de la cúpula de la CEOE se convirtió en un monográfico sobre este asunto.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes empresariales presentes en el encuentro, la CEOE tuvo este miércoles una jornada muy intensa, con reuniones al más alto nivel entre los máximos dirigentes de la patronal, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal y la ministra de Fomento, Ana Pastor.

El ‘caso Bárcenas’ monopoliza el encuentro

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD relatan que el tema previsto para la reunión era la situación económica del país, pero inesperadamente el presidente de la CEOE, Juan Rosell, anunció que iban a abordar la financiación ilegal de los partidos políticos y el ‘caso Bárcenas’, porque era el asunto de mayor actualidad.

Ese tema centró el almuerzo que celebraron los empresarios, y la cuestión provocó numerosas intervenciones de los asistentes.

Rosell fue pasando la palabra a los directivos presentes, que, en efecto fueron dando su punto de vista.

Enorme daño para las empresas españolas

Según las fuentes consultadas, el problema de la corrupción política y la financiación de los partidos inquietan de verdad a los empresarios, tanto por las consecuencias sociales que tiene, como por el daño que significa para la actividad económica en general. Así lo manifestaron importantes dirigentes en privado durante el almuerzo.

También les preocupan las implicaciones que puede acarrear para determinadas grandes compañías, que están comenzando a aparecer, con sus nombres, en algunas denuncias sobre cómo se han financiado los grandes partidos.

Las donaciones de Villar Mir al Partido Popular

Existe máxima preocupación entre los grandes empresarios ante la acusación de Luis Bárcenas a Juan Miguel Villar Mir de haber financiado con 300.000 euros al PP de forma irregular, por las repercusiones que puede tener en su empresa, OHL, pero también en otras participadas por la constructora, como es el caso de Abertis.

En su declaración ante el juez Pablo Ruz, el extesorero del PP reveló esta misma semanas que Villar Mir es el donante -al que se había referido días atrás sin dar su identidad- que quiso aportar 300.000 euros al partido en las elecciones de 2011.

Sin embargo, fuentes cercanas al presidente de OHL sostienen que no es cierto que el empresario haya realizado donaciones al Partido Popular.

La implicación de Ferrovial en el ‘caso Palau’

Otras fuentes empresariales citan también el problema que acaba de suscitarse para Ferrovial con su implicación en el ‘caso Palau’.

El juez ha concluido esta semana, entre otras cosas, que Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) se financió de forma irregular a través de la construcción del Palau de la Música de Barcelona.

Ferrovial pagó, según el auto del magistrado, un total de 5,1 millones en comisiones ilegales al partido nacionalista a cambio de la adjudicación de obra pública durante el último Gobierno de Jordi Pujol.

La empresa y el PP llegaron a un “acuerdo” que comenzó “al menos en 1999” y se prolongó un decenio. Ferrovial camufló como generosas donaciones al Palau lo que, en realidad, eran pagos ilícitos para disfrutar de una posición ventajosa en la adjudicación de obras.

La constructora pagaba, “por regla general”, una comisión que suponía el 4% del importe de la obra en cuestión. De esa cifra, el 2,5% iba a parar a las arcas de CDC, mientras que el 1,5% restante se lo repartían (a partes desiguales) los saqueadores confesos del Palau, Fèlix Millet y Jordi Montull, como premio a su labor como intermediarios.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··