Domingo 15/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Ana Pastor tardó tres meses en escribir su discurso del día de la Constitución

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ana Pastor, en la celebración en el Congreso del Día de la Constitución. Ana Pastor, en la celebración en el Congreso del Día de la Constitución.

La crisis en Cataluña fue este año el gran tema en los corrillos en el acto institucional del Congreso con motivo del día de la Constitución.

La presidenta de la Cámara, Ana Pastor, lanzó en su discurso un mensaje de fondo: la sociedad catalana, sea cual sea su mayoría electoral, no puede pasar por alto la existencia de una potente realidad nacional española.

Recordó que el catalanismo clásico jamás pasó por alto la realidad nacional española. Reivindicó enérgicamente la vigencia de la Constitución, se refirió elípticamente a su posible reforma, y defendió sin ambages la aplicación del artículo 155, “un mecanismo –dijo- de defensa del orden democrático instituido en 1978”.

Según pudo comprobar El Chivato entre las altas personalidades asistentes, uno de los aspectos que más llamó la atención fueron dos citas que Ana Pastor incluyó en su discurso.

Una de ellas pertenecía a Francesc Cambó, el líder parlamentario de la Lliga Regionalista en 1916, a quien apeló para recordar que el primer catalanismo hegemónico entendía España como una realidad sustancial en la que debía intervenir.

También citó a la pensadora alemana de origen judío Hannah Arendt: “La política ha de servir para construir relaciones, no para violar y destruir”.

Tras el discurso, algunos invitados se acercaron a la presidenta para felicitarle. Incluso históricos dirigentes socialistas reconocían en privado que había sido un discurso “brillante”.

El Chivato ha podido saber que la intervención, y la elección de las citas, no fue improvisada. La propia Ana Pastor desveló a algunos de los que le felicitaron que detrás había habido un enorme trabajo.

Borradores y borradores, hasta dar con el texto definitivo casi en la víspera del día de la Constitución. Una labor que –admitió- había comenzado tres meses antes. Dadas las circunstancias políticas que rodearon este año el aniversario de la Carta Magna, la presidenta consideró, ya desde finales del verano, que “debía estar a la altura”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·