Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

La ‘family office’ de los Salazar, Agnelli, Martinsa, Sos Cuétara y las hectáreas de olivar que no son propiedad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se comenta en los ambientes financieros que la situación de la ‘family office’ de los Salazar es complicada, porque demasiadas cosas están saliendo mal, como ya ha ocurrido con el dinero metido en Martinsa-Fadesa. Mantiene las acciones de Sos Cuétara, pero eso tiene un límite si sigue dos meses más y con 1.100 millones de euros de deuda.

La cuentan a El Chivato que Jesús Salazar, presidente de Sos Cuétara, quiere que familias italianas metan dinero para reducir su deuda. Lo que ocurre es que ya no encuentran personas como Agnelli, el ‘padrone’ que le vendió Koipe. Se recuerda a este respecto que, al día siguiente de acuerdo de venta, los de Borges ofrecieron 1.000 millones de pesetas más y el abogado de Agnelli respondió: “Ayer di la mano al señor Salazar por indicación de mi patrón, y no quiero otra operación”. Los tiempos han cambiado en la familia Agnelli y también en los Benetton.

Salazar necesita que le paguen mucho por las galletas, los caramelos y todo lo que ya no es estratégico, cuando hace cinco años sí que lo era. Si no mantiene el precio de las acciones, problema; y en estos tiempos todo puede caer. Se dice que está preocupado, porque también pensó que podría parar la caída de las acciones de Martinsa y ya se ve cómo ha acabado.

Por cierto que a la CNMV le ha llegado que Salazar tiene 10.000 hectáreas de olivar en Túnez, 10.000 en Portugal y otras 10.000 en España. Pero no es tanto, porque lo que compró en Córdoba fue más bien una ingeniería que transforma en olivar con riego fincas cuyas tierras no son suyas. Y las almazaras las alquila a la empresa Crimona.

Le comentan a El Chivato, en fuentes bien introducidas en el sector del aceite, que hoy es un negocio muy complicado. “Cuando los italianos se están marchando de aquí, es porque han dejado de ganar dinero y los márgenes son ruinosos”, concluyen.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·