Opinión

Por la boca… La hoja de ruta de Sánchez

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez.

Una de las cosas fundamentales en política es la capacidad de fijar claramente los objetivos y dibujar bien eso que ahora se llama la hoja de ruta. El único político español que cumple esos requisitos es Pedro Sánchez.

Los momentos por los que atraviesa la política española, los partidos y los hombres que a ello se dedican, no son los mejores de nuestra historia ni los más boyantes de los últimos 40 años.

Los vaivenes, las rectificaciones, las ambigüedades y los cambios de rumbo según sopla el viento o según marcan los sondeos de opinión, tienen más peso específico que las ideas, los programas políticos y hasta que las legítimas ambiciones personales.

Una de las cosas fundamentales en política es la capacidad de fijar los objetivos y dibujar bien eso que ahora se llama la hoja de ruta. El único político español que cumple esos requisitos es Pedro Sánchez.

Sánchez se ha propuesto firmemente permanecer en La Moncloa todo el tiempo posible y sus esfuerzos van encaminados, única y exclusivamente, a un objetivo que tiene perfectamente diseñado.

Ninguna de sus acciones, ni una sola de sus decisiones, de sus gestos, de sus posturas, de sus palabras y hasta de sus mentiras, se desvían de lo que marca su hoja de ruta, que solo tiene una dirección.

Cuando Sánchez admite los votos de los independentistas catalanes, de los separatistas vascos, de los amigos de la ETA, del populismo comunista de Podemos o de los oportunistas de otras formaciones, siempre es en función de un solo fin: La Moncloa.

Junto a Sánchez, con su único objetivo perfectamente marcado, pululan las situaciones más dispares que van desde la suelta de lastre y de los intentos de olvido del pasado del Partido Popular, hasta las ambigüedades congénitas de Ciudadanos, pasando por los afanes disolventes del comunismo de Podemos impregnado de rencor y de afanes revanchistas y por los afanes anticonstitucionales del independentismo arriscado de algunos catalanes.

Frente a esos adversarios que dudan, titubean y van siempre a remolque, la seguridad de Sánchez y su fijación en el único afán que le guía, llevan todas las de ganar.

Además, Sánchez cuenta con la enorme ventaja de su falta de vergüenza política.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable