Opinión

Por la boca… ¡¡¡Pedroooooo!!!

El mérito de Sánchez al lograr unanimidad en sus nombramientos para relanzar el PSOE, no es tanto como parece. Sánchez juega con ventaja, porque poder presentar como candidatos, para eso de la otra marcha, a políticos de la talla de López, de Montero, de Alegría o de Iceta, y verse rodeado de cerebros como el de Bolaños, es un lujo que muy pocos dirigentes pueden exhibir.

Aunque lo que dijo Sánchez en el Comité Federal del PSOE, era una reedición del discurso –en mangas de camisa- que perpetró en esa broma que es lo del estado de la Nación, con su labia, bien hacer y mejor decir, con su estatura y lo bien parecido que es, al decir de Tezanos, Sánchez logró convencer a todos sus compañeros y compañeras incluidos los siempre hipercríticos barones y sacó adelante los nombramientos, las defenestraciones y los nuevos impulsos, marchas y “todas a por las que va a ir”, entre ovaciones y aplausos que, en el aspecto cuantitativo, están muy por encima de lo que recibía el general Franco cuando reunía a los Procuradores en Cortes que él mismo había nombrado.

Pero a fuer de sinceros, hay que decir que el mérito de Sánchez, al lograr esa unanimidad, no es tanto como pueda parecer. Sánchez juega con ventaja, porque poder presentar como candidatos, para eso de la otra marcha, a políticos de la talla de López, de Montero, de Alegría y de Iceta y verse rodeado de cerebros como el de Bolaños, es un lujo que muy pocos dirigentes de eso que se llama nuestro entorno pueden exhibir.

Además cuando se cuenta con un repertorio de argumentos incontestables la apoteosis está asegurada y la unanimidad es simplemente una consecuencia.

Dice Sánchez que “no caeré en trampantojos como la energía nuclear”. Asevera Sánchez que no será “fuerte con los débiles y débil con los fuertes”. Asegura Sánchez que es normal que “seamos incómodos para los poderosos”. Afirma Sánchez que nada de becas al 5% de los ciudadanos que son ricos “nosotros estamos para defender al 95%”.

Y claro con esos argumentos tan contundentes ni siquiera García Page puede decir esta boca es mía. 

En resumidas cuentas: un Comité ejemplar en el que todos han dado su opinión sobre la realidad del Partido, en el que se han escuchado voces e ideas de lo más variado y que ha sido un ejemplo de la democracia interna de una formación que ha tomado nuevo impulso y se dispone a seguir haciendo el bien a los españoles. Como mínimo al 95% de los españoles.

Pero la realidad es que Sánchez no tiene más proyecto que su interés personal por permanecer en el poder. Los proyectos que Sánchez tiene para España son los proyectos de los proetarras de Bildu, los proyectos de los comunistas de Podemos y los proyectos de los separatistas de la Esquerra y del PNV.

No es que Sánchez sea incómodo, es que es insoportable.

 

La carcajada: Dice Montero, la reemplazante  de Lastra: “El 99% de la agenda del Gobierno, no tiene discusión para Podemos”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable