Opinión

No es un frente, bonita

Carmen Calvo comparece tras un Consejo de Ministros.
photo_camera Carmen Calvo comparece tras un Consejo de Ministros.

Una de las especialidades de Carmen Calvo (además de sus artes diplomáticas en el Vaticano y de sus habilidades para desenterrar a Franco o para echarle de Meirás) es seguir al pie de la letra los argumentarios y las maneras para hablar en público y convencer, bonita.

Basta analizar las declaraciones, tanto en el fondo como en la forma, de muchos políticos, para comprobar que responden a estereotipos bien aprendidos y que, a juzgar por lo que los emplean, deben de ser eficaces de cara a los votantes, bonita.

La izquierda se caracteriza por los eslóganes repetidos y formados por argumentos falaces que, expresados con voz meliflua, hablando despacio, vocalizando exageradamente y con un rictus de seriedad, pretenden transmitir un aura de verdad y de honradez que, en muchas ocasiones, está bastante lejos de la realidad, bonita.

Una de las especialidades de Carmen Calvo (además de sus artes diplomáticas en el Vaticano y de sus habilidades para desenterrar a Franco o para echarle de Meirás) es seguir al pie de la letra los argumentarios y las maneras para hablar en público y convencer, bonita.

Tras la homilía sobre la maternidad del feminismo, con la que nos exhortó, Carmen Calvo recita, una y otra vez, la gran mentira de que si se niegan a investir a Pedro Sánchez –y por lo tanto a ella- Podemos, Partido Popular, Ciudadanos y Vox, votarán lo mismo, votarán juntos y habrán formado un frente obstruccionista y antidemocrático, bonita.

Pues no es verdad, bonita.

El hecho de que –sí así fuera- una serie de partidos voten no, a una investidura -supuesto que lo hacen por razones y desde posiciones muy distintas y hasta opuestas- no supone en absoluto que hayan formado un frente común, ni llegado a un acuerdo , ni aunado esfuerzos para derrotar al candidato, bonita.

Además, por la misma razón, quienes desde distintas posiciones, intereses y hasta ideologías, votaron la moción de censura para que Sánchez llegara a la Presidencia del Gobierno, también habrían formado un frente, cosa que, por otra parte, es mucho más verosímil que la anterior, puesto que tenían el objetivo común de echar a Mariano Rajoy, bonita.

Para convencer a algunos más de los que quieren ser convencidos –o que ya lo están- hace falta algo distinto a eslóganes mentirosos, argumentarios trasnochados, habla pausada, énfasis en sílabas y acentos, y una cierta chulería, bonita.

A lo mejor, lo que hace falta es, de vez en cuando, solo de vez en cuando, argumentar con la verdad.

Bonita.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?