Opinión

Objetivo: empobrecer la universidad, empobrecer a los jóvenes

Campus de la Universidad de Navarra.
photo_camera Campus de la Universidad de Navarra.

Se propone ceder a las autonomías la competencia en la acreditación de docentes universitarios. Endogamia y clientelismo que hará ocupar las cátedras a amigos, correligionarios, vecinos de portal y hasta conocidos de barra de bar, sin mayores méritos, como enseñantes, investigadores o científicos. 

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

Una de las cosas para las que está sirviendo la crisis de la pandemia es para permitir a Sánchez ir “colocando”, de tapadillo, su transformación ideológica de España

La enseñanza, también la universitaria, es uno de los objetivos fundamentales de cualquier gobierno socialcomunista, por cuanto la gestación de generaciones jóvenes (sin espíritu crítico, ayunos de conocimientos, esclavos de una pantalla, sin el más mínimo interés por la verdad, dedicados a seguir a esos especímenes que ahora se llaman “influencers”, que les ordenan cómo tienen que vestirse, peinarse, beber, divertirse, relacionarse y, lo que es peor, cómo tienen que pensar) es la mejor cantera de futuros votantes y quienes aseguran el poder durante mucho tiempo a comunistas y socialistas. 

Ahora le ha tocado el turno a Castells que, contra lo que muchos afirman, sí que existe y para demostrarlo sale de cuando en cuando y suelta una idea en consonancia con las consignas de La Moncloa

Se propone -el apenas existente- ceder a las autonomías la competencia en la acreditación de docentes universitarios. Pura endogamia, simple clientelismo, que hará llegar a las cátedras amigos, correligionarios, vecinos de portal y hasta conocidos de barra de bar, sin mayores méritos como enseñantes, investigadores o científicos. 

Universidad de campanario y de plaza de carros creada por una medida arbitraria y a todas luces injusta que hubiera dejado en su casa a Ramón y Cajal, García Morente, Garragorri, Madariaga, Fray Luís, Unamuno, Concepción Arenal, Pardo Bazán o Cisneros, por citar solamente unos cuantos de quienes enseñaron fuera de sus orígenes geográficos y enriquecieron la universidad española hasta fechas muy recientes, como Juan Negrín, Sánchez Albornoz, Díez del Corral, Zubiri, María Zambrano, Menéndez Pidal o Giner de los Ríos. 

Se empobrece la universidad, se parcela la investigación, se minimiza la ciencia y se acaba politizando e ideologizando lo que se enseña a nuestros jóvenes

Que, en definitiva, es de lo que se trata.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable