Opinión

Rinconetes y vacunadillos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside la reunión del Comité de Seguimiento del coronavirus
photo_camera El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside la reunión del Comité de Seguimiento del coronavirus

Políticos, consejeros, alcaldes, subalternos, cortejosideológicos, asesores, organigramas completos y hasta allegados y familiares, que se vacunan sin guardar turno, colándose, y además nos explican que no pasa nada y que lo hacen porque sobran y que su forzadísima dimisión es injusta.

Era de sospechar que la vacunación, viniendo de Illa, iba a ser un caos. Las razones y hasta las causas son muchas pero el resultado es el mismo: lentitud, falta de personal sanitario, descoordinación y hasta escasez y retrasos en los envíos de los laboratorios. Pero lo que nadie podría prever es que serían cargos públicos los que se iban a saltar la “cola” vacunándose de  tapadillo y que pretenderían inmunizarse “de estrangis”.

En uno de los sketchs más hilarante de Faemino y Cansado, aparece un individuo ante una enorme cola en la taquilla de un cine. Sin pararse en barras se coloca el primero y cuando los que estaban en la fila protestan,sin perder la compostura, admite que se ha colado pero afirma una y otra vez que no pasa nada y allí sigue situado, saltándose el turno, sin descomponer la figura: “qué sí, qué sí, que ya lo sé, que me he “colado”, pero no pasa nada, no pasa nada”.

El vídeo del día

Vox pide acabar totalmente con las restricciones de movilidad

Pues es lo que está ocurriendo con esos políticos, consejeros, alcaldes, subalternos, cortejosideológicos, asesores, organigramas completos y hasta allegados y familiares que se vacunan sin guardar turno, colándose, y además nos explican que no pasa nada y que lo hacen porque sobran y que su forzadísima dimisión es injusta. Hay que preguntarse si no han encontrado a alguien que “quisiera aprovechar los sobrantes” y sobre todo por qué hay sobrantes.

En cualquier caso estamos ya en el patio de monipodio, en el que proliferan los “rinconetes y cortadillos” de siempre, en la picaresca nacional y en el timo de la vacuna, mientras nos cuentan las historias de los que se vacunan, de los que no quieren vacunarse, de los hipotéticos planes que no existen y de los grupos de riesgo. De esto, al mercado negro de las vacunas, hay un paso. Lo que no hay es un verdadero plan nacional de vacunación.

La carcajada: Dice Montero, no se sabe hablando de qué: “Corresponde a los grupos parlamentarios cualquier decisión que sea a raíz de una iniciativa que presente cualquier formación en el marco del Congreso”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?