Opinión

El mundo en 2018: un año de estabilidad moderada (Capítulo II, China y Oriente Medio)

El ascenso de China

En China, la desintegración ha sido una amenaza a lo largo de la historia. Pero como en Europa, la amenaza se ha intensificado desde 2008, cuando se hizo evidente que el crecimiento económico de China no era imparable e inevitable. El gobierno está atrapado entre realidades políticas y económicas conflictivas. No puede sostener un crecimiento vertiginoso sobre la base de exportaciones alimentadas por bajos salarios y aún no tiene la clase media necesaria para impulsar el consumo interno a niveles que lo aíslen de las caídas en los mercados de consumidores extranjeros. Las reformas requeridas para poner a la economía en una base sólida serían extremadamente dolorosas, arriesgando grandes pérdidas de empleos que amenazarían la posición política del Partido Comunista que, en su último Congreso, celebrado este año ha apretado las tuercas del control social.

Tratamos de dividir la diferencia manteniendo la economía a raudales con un crecimiento impulsado por el crédito, mientras implementamos solo una reforma modesta. Pero esto simplemente ha dejado al país con enormes burbujas de deuda y una inminente crisis del mercado de la vivienda y solo un poco más cerca de abordar sus problemas subyacentes. Los riesgos de inestabilidad permanecen.

Por lo tanto, en 2017, el Partido Comunista consolidó su control sobre la sociedad bajo el presidente Xi Jinping, que pasó gran parte del año purgando rivales, controlando los sectores económicos díscolos y advirtiendo que China había entrado en una "nueva era" marcada por un crecimiento más lento. Se ha convertido en el líder más poderoso de China desde Mao Zedong, y el motor subyacente de su consolidación de poder fue la amenaza de la desintegración. Había una creencia suficientemente extendida entre las élites chinas de que la reconciliación de las profundas contradicciones internas del país requería un hombre fuerte a la cabeza. Si las repercusiones políticas del camino económico posterior a 2008 de China son inevitables, entonces la única opción es tratar de contener las consecuencias políticas a través de medios autoritarios, o eso es lo que piensa Beijing.

Las deficiencias del autoritarismo de Xi son inevitables y las señales de una reacción violenta comenzarán a surgir en 2018. Xi ya está tratando de aprovechar el nuevo entorno político y la ventana de crecimiento estable para doblar las dolorosas reformas. Pero las reformas mismas, en particular la reducción de la capacidad de la industria y la introducción de medidas para enfriar los mercados inmobiliarios, desacelerarán el crecimiento de China, lo que generará pérdidas de empleo y descontento social.

Beijing también intentará racionalizar las industrias infladas seleccionando ganadores y perdedores. Algunos de los perdedores tendrán influencia política. Xi y sus aliados responderán enérgicamente ante cualquier signo de desacuerdo. Xi es demasiado poderoso para ser derribado en el futuro cercano, pero el futuro cercano será tumultuoso de todos modos.

Oriente Medio

El Oriente Medio nunca ha sido una imagen de estructuras políticas consistentemente fuertes y coherentes, pero sus recientes problemas son menos un resultado de la crisis financiera de 2008 que otros. Aun así, los problemas económicos, como los derivados de la breve caída de los precios del petróleo después de 2008 y el cambio estructural en los mercados petroleros en 2014, han acentuado sus problemas políticos.

De ahí la Primavera Árabe, que ayudó a crear el Estado Islámico y el vacío de autoridad en Siria, Iraq y Yemen.

La presión política dentro de los principales Estados del Oriente Medio, como Arabia Saudí (suní) e Irán (chií), además, ha agravado las rivalidades regionales, todo mientras los Estados Unidos intentan desprenderse de la región.

En 2017, la desintegración sentó las bases para que hubiera grandes cambios en la región. Las ambiciones territoriales del Estado islámico en Siria e Iraq han sido anuladas, reabriendo un gran vacío de autoridad en la región. Arabia Saudí sucumbió a una crisis política generacional. El principal beneficiario de estos dos desarrollos ha sido Irán. Con su inigualable influencia en Siria, Iraq y Líbano, Irán está en una posición única para llenar el vacío dejado por el Estado Islámico. Y el rival histórico de Teherán, Arabia Saudí, es demasiado débil y está demasiado ocupado internamente, para contrarrestar de manera decisiva a Irán, o incluso para mantener la solidaridad en el Golfo.

Esto animará a Turquía e Israel a jugar un papel más importante en la configuración del orden geopolítico que se avecina.

Conclusión

La desintegración, por supuesto, no es la única característica definitoria de 2018. Otros temas menores también marcarán las regiones del mundo. En Asia Oriental, por ejemplo, los eventos serán impulsados cada vez más por la competencia emergente entre China y Japón y por los esfuerzos de los pesos pesados de la región para adaptarse a una presencia estadounidense menos pronunciada, una dinámica que se manifestará sin importar cómo la crisis en Corea se desarrolla.

En Europa, las divisiones entre las partes oriental y occidental del continente serán más pronunciadas, como lo demuestra la creciente competencia entre Alemania y Polonia, Rusia y Ucrania, por ejemplo.

En Oriente Medio, la atención se centrará abrumadoramente en Irán, que ve una rara oportunidad de cimentar un arco de influencia que abarca todo el camino hasta el Mediterráneo. Pero cada uno de estos, a su manera, da fe de procesos mucho más amplios, si bien más sutiles, en curso. Es en estos temas más grandes que encontraremos los cambios en el horizonte.

Jorge Díaz-Cardiel. Socio director general de Advice Strategic Consultants. Economista, Sociólogo, Abogado, Historiador, Filósofo y Periodista. Ha sido Director General de Ipsos Public Affairs, Socio Director General de Brodeur Worldwide y de Porter Novelli International; director de ventas ymarketing de Intel Corporation y Director de Relaciones con Inversores de Shandwick Consultants. Autor de más de miles de artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado una docena de libros, como Las empresas y empresarios más exitosos; Innovación y éxito empresarial; El legado de Obama; Hillary Clinton versus Trump: el duelo del siglo; La victoria de América; Éxito con o sin crisis; Recuperación Económica y Grandes Empresas; Obama y el liderazgo pragmático, La Reinvención de Obama, Contexto Económico, Empresarial y Social de la Pyme en España, Digitalización y éxito Empresarial, Trump, año uno, entre otros. Es Premio Economía 1991 por las Cámaras de Comercio de España.


Siguiente
Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo