Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Ángeles sin brillo y con ceja

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Francia ha dicho no a la ley Hadopi o Sarkozy. Esta ley planeaba dar a la industria del entretenimiento el poder de patrullar la Red por sí mismos, así como la creación de un ente administrativo que sancionaría a los usuarios de Internet sin pruebas opuestas ni verificables. Por una inesperada mayoría que incluye a miembros de todos los partidos, el voto a mano alzada rechazó definitivamente el proyecto de ley, contra todo pronóstico.

En España se ha visto con buenos ojos, al menos desde el Gobierno Zapatero, el proyecto Sarkozy. Los internautas temen que su implantación en España es uno de los objetivos de la nueva Ministra de Cultura.

Por eso el nombramiento de la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha sido recibido en Internet muy negativamente. La movilización de internautas exigiendo ya su cese no se ha hecho esperar. Conforme pasan los días la intensidad de la protesta contra la nueva ministra va a más y las diversas acciones dentro y fuera de la Red reclamando el cese son ya muy significativas.

Este nombramiento que, por su carácter de auténtica provocación - equivalente a haber nombrado a un miembro del Ku Klux Klan o a un talibán como ministro de igualdad-, debería hacer saltar todas las alarmas de la red,

Quienes defienden el sistema francés, no dicen que el procedimiento esta basado en el espionaje. ¿Si no cómo se puede saber lo que una persona se descarga?

También silencian que, gracias a Internet, es la primera vez en la historia de la humanidad que se puede garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso al conocimiento y la cultura, y eso es irrenunciable. Si permitimos la suspensión de la conexión estamos privando a esas personas, en general jóvenes, del derecho a la educación.

La decisión de poner a Ángeles González-Sinde (la llaman la "sinde-scarga") es, en realidad, el pago que hace Zapatero por el apoyo que prestó el "lobby del cine" durante la campaña electoral en las pasadas elecciones generales. Zapatero "descarga" así su gratitud al mundo de los actores cejéticos que como sabemos dirigen toda una "red de subvenciones".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·