Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Consolidando una democracia sin tapujos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Podemos decir hurra a la democracia tras el debate de la noche pasada entre los candidatos por la izquierda incierta, el centro que mira hacía la misma o una derecha renovada y a la vez, sospechosa de tener entre las manos un programa con evidentes espacios reservados según les vengan dadas por uno u otro lado.

Los programas transpuestos se difuminan entre alegatos a quien es el mejor para estar sentado en el sillón de Moncloa o el más fiel a la ciudadanía que demuestra su aspiración y esperanza por acometer una nueva manera de hacer política en nuestro país diferente a la que durante las últimas legislaturas hemos tenido con el Gobierno alterno de PP-PSOE, desde que vivimos la Transición de una dictadura a la democracia de la que ya tenemos ganas en aplicarle un pequeño retoque debido a su longeva existencia.

Los candidatos enfrentados con educación pero sin humildad alguna en sus conciertos demagógicos se mostraron cercanos entre ellos, como si de una tertulia de café se sirvieran para dar a conocer sus programas evitando caer en un desastroso combate dialectico que sin embargo, tuvo sus pequeñas dosis de soberbia en la formación más joven de las tres en liza.

Uno por demasiada seriedad en sus convicciones de ganador, atendía impasible con la sonrisa interior la demagógica y acelerada actuación del líder más inquisitivo en sus observaciones; el más pausado pero no por ello menos encendido, se postulaba como una seria posibilidad de lograr un número de votos notable, afianzándose en su posición de mediador entre `PP y PSOE, ligeramente beneficiado por la desastrosa imagen del primero durante toda esta legislatura inconexa con el ciudadano y falsa en sus pronósticos cuando se presentaron como únicos salvadores de la situación de crisis para lograr el poder con mayoría que tanto daño nos ha hecho.

Lo del hurra a la democracia es más por puro deseo de que con la aparición de los debates entre candidatos al puesto de Presidente del Gobierno, aparezcan síntomas de regeneración y renovación de los partidos políticos de nuestro país. Sin embargo, a nadie se le escapa la poca legitimidad que ofrecen estos debates cuando la falta de otros líderes está siendo el denominador de los medios que atienden a satisfacer la demanda de los ciudadanos. Las formaciones menos solicitadas en estos debates como son Izquierda Unida, con su cabeza visible el Sr. Garzón que con su carácter moderado de izquierda joven no ha tenido posibilidad alguna de manifestar sus programas se nos hace extraño a los demócratas que atendemos la disposición de todos por igual para luego, tomar decisiones propias en nuestro voto.

El mal causado a esta formación al tratar de aparecer en escena con la coalición de nuevas fórmulas no ha sido sin un paso hacia atrás en sus aspiraciones al no mostrar empatía alguna el líder de la formación emergente con la humildad necesaria de confirmarse como segundo en liza. Otra muestra característica de qué, según van pasando los días ante la proximidad del 20-D, la cara de los dirigentes de los partidos en primera línea cambia, al igual que de postura dialéctica y sacan las zarpas arañando espacio, asidos al virus del egocentrismo que vuela sobre sus cabezas.

De momento van salvando los muebles por pura precaución,, aunque “la procesión va por dentro” y más pronto que tarde tendrán que sacar de la funda las armas del discurso ofensivo, de la frase apropiada que les haga llegar alguno de sus asesores o de los fallos de contenido que puedan aparecer en un momento de acalorada ovación de sus seguidores.

El campeonato de las divagaciones está abierto y a través de ellas podremos hacernos una ligera idea de por dónde van los caminos de cada cual en pos de lograr el liderato del voto y con él, tal vez encontremos un medio adecuado de comenzar a respirar algo de aire fresco en la política española, dejando a un lado el despropósito de los últimos años soportados con entereza y sufridos por ignorancia.

Etiquetas
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··