Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Informe del XIII Congreso del PSC: rumbo de colisión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este fin de semana se celebra el XIII Congreso del PSC. He asistido a 12 de los 16 congresos que ha celebrado, 12 ordinarios y 4 extraordinarios, y en todos he sido un militante especialmente activo. En todos menos en uno, el de unificación, y no fui por intuición. Nunca quise sentirme responsable de esa decisión. Siempre estuve en la corriente unitaria, militando entre congresos en el campo sindical, intentando la sindicación de los técnicos, cuadros y mandos intermedios de las grandes empresas industriales y negociando todos los convenios colectivos de las empresas en las que he trabajado, siempre en el sector eléctrico. Llegué a ser miembro del Secretariado de la UGT de Cataluña, con Pepe Álvarez, en su primer mandato. Sólo.

Fui el secretario de Organización de Barcelona cuando el 23-F. Yo organicé la manifestación que acabó en el parque de la Ciudadela. Llegué a ser el ponente de la Ponencia política del 5º congreso celebrado en el Palacio de Italia los dias 11, 12 y 13 de diciembre de 1997. En todos los congresos he presentado enmiendas puntuales. En el congreso de Sitges de 1994 presenté una enmienda a la totalidad. He sido miembro de Consell Nacional siempre. Pero desde 1994 fui una voz solitaria en él. Sorteé la trampa de una secretaría de finanzas. Nunca he sido expedientado. En octubre de 2006 suspendí mi militancia.

En estado de suspensión y mientras la dirección del PSOE, atrapada en los años de la estulticia prometía lo que no podía ni debía prometer, intenté vincular y unificar los dos proyectos sustitutivos de las bisagras nacionalistas, Ciudadanos y UPyD. Una operación para comandos especiales que no funcionó porque nos cogió la crisis económica. No pudimos abordarla de cara, llevábamos rumbo equivocado y un mal capitán. Otros sí pudieron. El 24 de octubre pasado levanté mi suspensión dispuesto a entrar en un barco que muchos están abandonando.

Estas son mis credenciales. A pesar de todo no me dejan entrar en este Congreso, dicen que no soy militante socialista. Sé por lo tanto leer rápidamente cuáles son, desde mi perspectiva, los puntos que marcan la estrategia del partido y tengo conciencia de que nunca me he equivocado. Mi problema es que creo que soy un buen estratega pero tácticamente me muevo mal. Sin internet es difícil moverse a contracorriente del secretario de organización. Me falta ser oportuno pero es que me enerva ver cómo poca gente sabe ver con perspectiva la fuerza y la importancia del pensamiento político que precede y determina la acción política.

Con esta hoja de servicios y los datos que ofrecen los predictámenes publicados sobre la Ponencia Marco, vaticino que estos son los puntos críticos que aborda el 13 Congreso del PSC. Sin duda, generarán un serio conflicto con el PSOE y, en consecuencia, con la sociedad española.

1.- El Congreso soberano del PSC proclamará no sólo que Cataluña es una nación, sino que es la única nación que no puede contemplar ninguna realidad plurinacional en su seno so pena de ser percibida como una amenaza a su cohesión social y nacional por atentar a la unidad civil del pueblo catalán.

2.- Reafirmará que el catalán es no sólo la lengua propia sino que precisamente por ello es y será la única lengua vehicular en todo el sistema educativo, ignorando conscientemente la doctrina sentada por el Tribunal Constitucional sobre la conjunción lingüística y situando, por lo tanto, el castellano al nivel equivalente al de cualquier lengua extranjera.

3.- Antepondrá, ante cualquier otra prioridad, la cohesión social y nacional de la ciudadanía de Cataluña, porque la nación no es otra cosa que el consenso renovado de la ciudadanía, desde su pluralidad. Y señalando y acusando todo lo que rompa la unidad civil del pueblo catalán como un atentado contra la nación.

4.- Convendrá que para conseguir todo esto el PSC estará dispuesto a plantear una política de alianzas lo más amplia posible para "poner en común", a través de la más estrecha colaboración, un bloque social y político bajo el nombre de ALIANZA CATALANA DE PROGRESO.

5.- Resolverá, bajo el principio de radicalidad democrática, que el Consejo Nacional se vascularizará con otras sensibilidades socialista presentes en la sociedad Catalana a través de un Consejo abierto del PSC. Y través de la participación que el PSC tiene en los órganos del PSOE, en virtud del Protocolo de Unidad, el PSC hará de correa de transmisión hacia el PSOE de aquellas iniciativas que interesen al proceso catalanista, a cuyo inequívoco servicio el PSC tiene su histórica razón de ser.

6.- Y para crear más confusión, si cabe, travestirá el Estatuto de Autonomía en una estrafalaria "Constitución del ente federado" la cual deberá ser refrendada por el pueblo de Cataluña, que así decidirá libremente su relación con el Estado en el marco del autogobierno iniciado por la ratificación de los Estatutos de 1979 y 2006.

¿Hay alguien que prepare mejor el terreno para el soberanismo y el independentismo? Si el PSOE se va limitar a renegociar el Protocolo de unidad que le vincula con el PSC ¿Va a ser capaz el PSOE de entender estas claves?

Continuará.


Julio Villacorta 4-11-19

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··