Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Miguel Ángel Blanco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Que el Gobierno no ceda ni pacte nada con los criminales y que el recuerdo no se que en un simple sentimiento, sino que la muerte de Miguel Ángel Blanco y la de tantos otros sirva para mantener la legalidad para no ceder ante el chantaje de estos asesinos.

Hace 9 años la banda terrorista ETA asesinó a Miguel Ángel Blanco. Este concejal del PP, de tan solo 29 años, tenía toda una vida por delante que fue cortada por estos asesinos. Durante 2 días los terroristas le secuestraron para pedir a cambio el agrupamiento de sus presos en cárceles del País Vasco. En ese momento el Gobierno del PP no cedió ante el chantaje. En esos días los crespones negros y las banderas a media asta cubrieron las calles de todas las ciudades españolas. Los sentimientos de solidaridad y de apoyo a las victimas del terrorismo aumentaron de forma considerable. Nació el denominado espíritu de Ermua, que sirvió para que muchos ciudadanos plantasen cara a los terroristas, sobre todo gente del País Vasco, que tuvo el valor de hacer frente a esta barbarie sinsentido. El Gobierno de Aznar prosiguió con su lucha judicial, logrando arrinconar a la banda con actuaciones como la ilegalización de Batasuna, la asfixia económica o la presión policial.   Ahora, en cambio, el presidente Rodríguez Zapatero ha cambiado estas actuaciones de presión contra la banda y ha proclamado la rendición del Estado de derecho ante esta banda criminal. ETA está envalentonada, con presencia de nuevo en el parlamento Vasco, siguiendo con la extorsión a los empresarios y con los actos de violencia callejera. ETA continúa con sus pretensiones sobre presos, legalización política, anexión de Navarra y autodeterminación para imponer una dictadura que eliminará cualquier vestigio de libertad en el País Vasco.   Que el Gobierno no ceda ni pacte nada con los criminales y que el recuerdo no se que en un simple sentimiento, sino que la muerte de Miguel Ángel Blanco y la de tantos otros sirva para mantener la legalidad para no ceder ante el chantaje de estos asesinos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·