Opinión

El circo de cada día. Lazos buenos

Lazos azules en el puerto de Valencia.
photo_camera Lazos azules en el puerto de Valencia.

Enlazar siempre ha sido una actividad positiva, una actividad de juntarse con los demás para conseguir algo bueno que uno solo no puede alcanzar, pero que si puede si se junta con otros. Incluso entrelazar tiene el sentido de formar un conjunto homogéneo a partir de cosas diversas. Los lazos de sangre, los lazos que permiten ligar, fomentar amistad o amor, juntar, conectar, pero siempre con respeto hacia el otro, sin invadirle, ni atosigarle.

También hay lazos que se ciñen a si mismos, que te envuelven y te acogotan, porque se cierran y no te dejan salir. Se utilizan para hacer trampas, tender un lazo a otros, engañarles con una presunta felicidad que, una vez aceptada, no te deja vivir, te sientes atrapado, imposible salir de ellos, sin graves quebrantos y pérdidas.

¿Cuál es el lazo que nos une? A cada uno le toca elegir mientras pueda qué lazo le conviene y cual le puede perjudicar, porque a veces no se puede ni respirar, una vez que te has metido dentro y los has aceptado. Hay lazos que atrapan y lazos que ayudan a conectar mejor con los demás, compartir, no discriminar, no pensar que son los demás los que tienen la culpa de todo, si te has dejado enlazar por alguien que te ha engañado.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?