Opinión

Cómo llamar la atención

Ayuso y Feijóo.
photo_camera Ayuso y Feijóo.

Siempre molesta que alguien se empeñe en contarte una milonga que no te interesa. Y más si la repite una y otra vez. Es verdad que dependemos unos de otros y que lo que sabemos es porque lo hemos recibido, pero nunca hasta el hartazgo. La curiosidad hace que nos interesen las cosas de los demás cuando suponen una novedad, pero no cuando resultan insoportables.

Ahí están todos los directores de comunicación de las empresas de todo tipo, comerciales o políticas, intentando endulzar sus mensajes para que nos caigan bien. Pero con la cantidad de gente que quiere convencernos de algo, lo que más se agradece es que sean breves en sus mensajes, y, a ser posible, contundentes.

Por ejemplo, Ayuso, cuando dice 'Ganas', te ahorra mucho tiempo para saber lo que te quiere contar: que tiene ganas de hacerlo, que con ella ganas porque vas a ganar, y que para eso te da la milonga, para que tú también tengas ganas de hacer lo que ella dice.

Es lo contrario de lo que te dicen en el metro: 'el tren va a efectuar su entrada en la estación', en vez de 'el tren va a entrar en la estación', que es lo que tu necesitas saber, y nada más. Se agradece que no te interrumpan demasiado, como si tu fueras un tonto que no se entera de nada y te lo tuvieran que repetir hasta machacarte. 

Y es lo que le pasa a Sánchez, cuando dice que agotará la Legislatura. Lo ha dicho tantas veces que parece que no se lo cree ni él.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?