Opinión

Nadie sabe nada

Carmen Calvo.
photo_camera Carmen Calvo.

Desde que la vicepresidenta dijo que la credibilidad del Gobierno no hay que restituirla porque no hay que restituir lo que no ha existido, todos y todas estamos convencidos de que nadie sabe nada en estos tiempos difíciles. La nueva normalidad parece ser precisamente eso: no hay ninguna credibilidad que me impida pactar con unos o con otros cosas increíbles, aunque luego no dejen dormir al 90% de los españoles, como ya vaticinó el presidente, incluyéndose él mismo entre los insomnes, una de las pocas veces que se ha igualado con el resto de los mortales.

No se sabe a cuántos muertos hay que rendir tributo por el coronavirus, aunque si que la acción del Gobierno ha salvado 450.000 vidas, más o menos, una cifra tan grandilocuente como tantas otras referidas al paro, a la caída del PIB o al futuro que nos espera. 

Los brotes y rebrotes por aquí o por allá manifiestan que la cosa está lejos de ser controlada, aunque ya el Gobierno no mantenga el mando único, que tantos disgustos le ha traído, sino que reparta la responsabilidad con las comunidades autónomas, para poder echarle las culpas a ellas, de lo que él  mismo no ha sido capaz de solucionar, porque no hay que restituir lo que no ha existido.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable