Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Se celebró la semana pasada en Barcelona

CiU filtra una reunión del jefe del Ejército en Cataluña con empresarios para insinuar movimientos golpistas

El teniente general Álvarez-Espejo fue invitado a un foro económico y exigió absoluta reserva. La difusión del encuentro se atribuye a un representante de Convergència. “Quieren hacer pensar que estamos coqueteando con los militares”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una discreta reunión de empresarios con el jefe del Ejército en Cataluña ha terminado con una filtración interesada que se atribuye a CiU. El enfado de la mayoría de los presentes es mayúsculo. Interpretan que los nacionalistas han querido dar a entender que existen “movimientos golpistas” en la región.

Artur Mas conversa con el teniente general Ricardo Álvarez Espejo. Artur Mas conversa con el teniente general Ricardo Álvarez Espejo.

Los cenáculos con participación empresarial y política son habituales en Madrid y Barcelona. En ellos se aborda, de manera informal y sin presión mediática, cuestiones relativas a la actualidad del país. En las últimas convocatorias, la búsqueda de una salida negociada al problema catalán se ha convertido en el tema estrella.

Sin embargo, el perfil de los asistentes a la cita secreta celebrada la pasada semana en Barcelona aportaba una novedad. Contaba con dos invitados inusuales en estos foros: el Inspector General del Ejército y jefe de las Fuerzas Armadas en Cataluña, el teniente general Ricardo Álvarez-Espejo, y el general de la Guardia Civil, Ángel Gozalo.

Altos directivos de Barcelona explican que se trata de encuentros similares a los que organiza cada cierto tiempo el Foro Puente Aéreo: un nutrido grupo de financieros de Madrid y Barcelona convocan reuniones a las que invitan a políticos de primer nivel. De hecho, llevan reuniéndose desde hace ocho años.

Acudieron bajo la condición de “máxima discreción”

Sin embargo, según ha sabido El Confidencial Digital por varios de los presentes, en esta ocasión había un matiz importante. La cita era una cena informal y, sobre todo, debía ser muy reservada.

Se organizó precisamente en un domicilio particular de uno de los asistentes, para que se pudiera desarrollar con la máxima discreción. El motivo era proteger a los altos mandos del Ejército y la Guardia Civil que iban a participar.

En esos términos de “máxima reserva” se les planteó su presencia al jefe de las Fuerzas Armadas en Cataluña y al general de la Benemérita.Y de hecho, estos confirmaron su presencia bajo este compromiso de absoluto secreto.

Los políticos y empresarios reunidos tenían interés en conocer los planes del Ejército sobre la reapertura de un museo militar en Barcelona, una intención que el propio Álvarez-Espejo desveló durante la celebración de la Pascua Militar. El teniente general les avanzó algunos detalles del proyecto.

Acusan al “sector nacionalista” de filtrar el encuentro

Sin embargo, dos días después de la cita saltó la sorpresa: un medio catalán, Economía Digital, desveló la reunión sin entrar al detalle de los temas tratados. Pero subrayaron el perfil de los dos asistentes de las Fuerzas Armadas.

Según explican a ECD, las sospechas sobre el origen de la filtración del encuentro apuntan a representantes de CiU y del Gobierno catalán que asistieron al cónclave.

Los empresa- rios acusan a CiU de querer provocar un gran escándalo

La mayoría de las miradas de los empresarios se dirigen, concretamente, hacia el conseller de la Generalitat, Felip Puig, uno de los colaboradores más cercanos a Artur Mas.

Entre los protagonistas circula la siguiente lectura de los hechos: la Generalitat ha pretendido insinuar que empresarios y políticos contrarios a la independencia “estamos coqueteando con el Ejército para que tome parte en el proceso y frene las ansias separatistas”. Un escándalo de grandes proporciones.

No consiguieron que se posicionaran políticamente

Según varios directivos que asistieron a la cita, el sector nacionalista intentó aquella noche que ambos mandos se posicionarán políticamente sobre el problema catalán. Pero no lo consiguieron.

Estuvieron muy atentosa todos los análisis que se allí se hicieron, sobre todo de la delicada situación económica que atraviesa la comunidad. Pero ninguno de los dos se pronunció. Se limitaron a ratificar que eran funcionarios del Estado y que, como tales, están en todo momento a las órdenes del Gobierno.

Profunda indignación empresarial y de los altos mandos

El enfado de los dos altos mandos y del resto de los empresarios presentes es en estos momentos “monumental”, según confirma uno de los directivos.

“La filtración pretendía no solo poner en un compromiso al teniente general, sino dar a entender también que los empresarios contrarios a la independencia estamos detrás de una intentona golpista”, lamenta un testigo.

“Sin ninguna duda, esto persigue perjudicar a los que pretendemos encauzar la situación en Cataluña”, critica otro de los participantes.

Asistieron grandes empresarios y políticos catalanes

Entre los asistentes al encuentro figuraban, por cierto, empresarios y economistas de renombre, como el catedrático de economía internacional, Francesc Granell; el presidente de Abertis, Salvador Alemany; el presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls; el presidente de Fiatc, Joan Castells; el ex presidente de Nissan y de Mutua Universal, Juan Echevarría; y Julio Rodríguez, actual director de la multinacional Schneider Electric.

Entre los políticos que hicieron acto de presencia estaban el consejero de Empresa y Ocupación, Felip Puig; la diputada de Ciutadans, Carina Mejías; el diputado del PP, Enric Millo; y el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··