Martes 21/11/2017. Actualizado 13:57h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Sigue la buena sintonía: hablan todas las semanas

Pacto oculto Sánchez-Rivera: no nos hagamos daño para no favorecer a Podemos

El último consejo del líder del PSOE al de Ciudadanos: “No vayas a Bilderberg que es dar munición a Pablo Iglesias. Yo decidí no asistir”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El “Pacto del Abrazo” entre Pedro Sánchez y Albert Rivera para la investidura (fallida) del secretario general del PSOE no está roto. Ambos líderes hablan más de lo que se ha contado. Se citan en reuniones discretas y han forjado un acuerdo de no agresión para evitar potenciar a Podemos. 


Pedro Sánchez y Albert Rivera firman el acuerdo de investidura. Pedro Sánchez y Albert Rivera firman el acuerdo de investidura.

Sánchez ha hablado esta semana de su relación con el resto de candidatos. Aunque admite que tiene muy buena relación con todos ellos, dejando a un lado las opiniones políticas, el líder del PSOE no se ha andado por las ramas. Reconoce que Albert Rivera es su preferido.

Rivera es el candidato con el que tengo mejor relación”, explicó este lunes a los niños que participaban en el programa “26-J: Quiero gobernar”, presentado por Ana Rosa Quintana en Telecinco. 

Hablan y se consultan con cierta frecuencia

Sánchez y Rivera, después de un frío inicio de relación que tuvo su manifestación durante la anterior campaña electoral, mantienen en estos momentos “muy buena sintonía”. Lo confirman a El Confidencial Digital fuentes próximas a ambos líderes.

Conversan “casi todas las semanas”. Se consultan cosas con mucha frecuencia. El líder de Ciudadanos mantiene también abierta una línea formal de diálogo con el Partido Popular.

Ambos comparten confidencias y no han dejado de mantener reuniones discretas en las últimas semanas para desencallar asuntos de cierta relevancia.

Han decidido evitar hacerse daño el uno al otro

La aproximación de Unidos Podemos al PSOE en las últimas semanas había generado cierta inquietud en Ciudadanos. El partido de Albert Rivera temía la posibilidad de verse desplazados a última hora por un frente de izquierdas y quedar, tras el 26-J, sin capacidad de reacción.

Pero Sánchez y Rivera se han comprometido recientemente a volver a situar en el centro del tablero político el acuerdo PSOE-C’s, el llamado “Pacto del Abrazo”.

Han decidido también evitar hacerse año el uno al otro durante la campaña electoral que ahora comienza. Son conscientes de que se necesitarán tras las elecciones.

Tanto Sánchez como Rivera consideran también que el documento consensuado hace solo tres meses, que contiene 200 propuestas de reformas en diferentes ámbitos, va a servir como punto de partida y base de las negociaciones con otros partidos a partir del 27 de junio.

No darle más munición a Podemos con Bilderberg

Según las fuentes consultadas, en esta estrategia se enmarca también la ausencia de Albert Rivera el próximo fin de semana en la reunión secreta del Club Bilderberg. Pedro Sánchez ha convencido al líder de Ciudadanos de lo “inoportuno” de su asistencia a la cumbre del “Gobierno del mundo en la sombra”, que comienza este jueves en Dresde (Alemania).

El líder del PSOE ha insistido a Rivera que su presencia en la reunión de líderes mundiales “era darle más munición a Podemos en plena campaña electoral”.

Un escenario que no les conviene ahora a ninguno de los dos y que explica la asistencia definitiva del responsable económico de Ciudadanos, Luis Garicano, más vinculado por su perfil a este tipo de citas.

Su presencia no resulta tan dañina. Acuden al encuentro un centenar de jefes de Estado y de gobierno, ministros de Economía, banqueros centrales, economistas, consejeros delegados de las principales multinacionales, jefes de Estado Mayor, y directores de las redes televisivas y editoriales más importantes de Europa y América del Norte.

La bronca en el PSOE por la invitación a Sánchez

Sánchez le ha recordado estos días a Rivera que él mismo se vio obligado a declinar la invitación de Juan Luis Cebrián.

El líder socialista llegó a figurar el año pasado como uno de los integrantes de la delegación española en la cumbre secreta del Club Bilderberg. Apareció en el listado oficial distribuido por la organización días antes de la cita. Pero finalmente el secretario general del PSOE declinó la invitación.

Nada más hacerse pública su presencia, tal y cómo se contó entonces en ECD, Sánchez comenzó a recibir duras críticas internas en el PSOE. “¿Qué pinta un socialista codeándose en secreto con los poderosos, con la que nos está cayendo en España con Podemos?”, le transmitieron algunos veteranos y barones socialistas.

Desde el entorno de Sánchez se argumentó que otros miembros del partido habían asistido a Bilderberg. Se citaban los casos de Felipe González, Javier Solana, Joaquín Almunia y hasta José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero los críticos insistieron y replicaron con dureza: “Sí, pero eran otros tiempos...”. Los reproches surtieron su efecto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·