Domingo 24/06/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El arquitecto colaboró en la investigación antes de iniciarse el sumario

La imputación de un perito siembra dudas en el Supremo sobre la condena a Urdangarin

La acusación de connivencia con el juez Castro provoca que el Alto Tribunal retrase el fallo sobre el recurso contra la sentencia del caso Nóos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso Nóos se está retrasando. Estaba previsto que se dictara la última semana de abril y se diera a conocer tras el puente de mayo. Sin embargo, la declaración de un testigo en el juicio del Palma Arena ha llamado la atención de los magistrados que estudian el caso y puede dar un giro al fallo.

Iñaki Urdangarín dirigiendose a una de sus comparecencias ante el juez Castro. Iñaki Urdangarín dirigiendose a una de sus comparecencias ante el juez Castro.

Se trata de los trabajos que inició el perito Rafael Balaguer, arquitecto, sobre la construcción del velódromo Palma Arena siguiendo las órdenes del juez José Castro.

Investigación antes de iniciarse el caso

Castro requirió a Balaguer para que investigara la sospechosa edificación, que costó casi el doble de lo presupuestado, en julio de 2007. Sin embargo, la Fiscalía anticorrupción no presentó la querellacontra los implicados hasta el 26 de agosto del mismo año.

Así lo prueban documentos que recogen la celebración de reuniones entre Castro, el fiscal Horrach y el perito, unos hechos que el propio Balaguer ratificó ante el tribunal: “trabajé con Castro en los prolegómenos de la querella”, afirmó el pasado mes de septiembre en el juicio de una de las 25 piezas separadas del caso Palma Arena.

Esta confesión, realizada bajo juramento y obligación de decir la verdad, fue utilizada por Matas y otros acusados, entre ellos, Iñaki Urdangarin, contra la sentencia del caso Nóos, derivado del Palma Arena.

Alegaron que Castro comenzó a investigar por su cuenta al menos un mes antes de que la Fiscalía se querellara y se le asignara el caso. Algo que podría violar el artículo 24 de la Constitución, garante del derecho a un juez imparcial. Y por tanto, invalidar toda la instrucción, el juicio y la sentencia.

Una decisión inesperada

Hasta el momento, este asunto no había llamado la atención del Tribunal Supremo, que estudia el caso desde marzo. Por dos motivos: en primer lugar, porque la Audiencia de Palma ya desestimó un recurso en 2017 en el que se criticó el proceder de Balaguer y Castro pero sin invalidar sus actuaciones; y, por otro lado, porque las defensas no alegaron este argumento cuando acudieron al Alto Tribunal.

Sin embargo, hace menos de una semana, un juzgado de Palma ha tomado una decisión que sí ha sembrado ahora dudas en el Supremo: ha aceptado una querella de Matas contra Balaguer y ha imputado al perito por falso testimonio en el caso Palma Arena.

Los magistrados del Supremo supieron “días o semanas antes”, afirman fuentes cercanas a El Confidencial Digital, que el titular del juzgado, Enrique Morell, había tomado esta inesperada decisión e iba a comunicarla en pocos días al investigado. Lo hizo el 16 de mayo.

Un estudio más a fondo

La última baza de Matas para evitar la cárcel, que puede beneficiar colateralmente a Urdangarin, ha surtido efecto, al menos por el momento. El ponente de la sentencia del Supremo, Antonio del Moral, ha retrasado la redacción para estudiar más a fondo el caso, según ha podido saber ECD.

La imputación de Balaguer ha despertado recelos en el magistrado, así como en los demás miembros de la Sala de lo Penal encargados del recurso: Manuel MarchenaAndrés Martínez ArrietaMiguel Colmenero y Juan Ramón Berdugo.

Fuentes cercanas al caso señalan a ECD que la imputación del perito no es baladí: aunque no está condenado, el hecho de que un juez aprecie indicios de delito en su actuación sí es suficiente para replantearse la sentencia y detenerse en el fondo.

Asimismo, es preciso tener en cuenta que “el juez Castro no está investigado, y por el momento, ni siquiera ha sido citado como testigo”, añaden, por lo que es prematuro aventurar una anulación de la instrucción del caso Palma Arena, y por tanto, de la pieza número 25, la referida a Nóos.

Prudencia

Las mismas fuentes apuntan que este retraso no significa necesariamente un cambio radical del fallo, sino que los magistrados deben estar “atentos” a cualquier avance en las investigaciones sobre el Palma Arena que puedan afectar a los hechos probados y a la fundamentación jurídica de la sentencia.

Lo importante no es el fallo, aunque sea lo primero que se busque”, explican a este confidencial, sino que es necesario “armar” jurídicamente el fondo para fundamentar el veredicto de manera sólida, ya que las sentencias del TS son firmes y contra ellas no cabe recurso. En este sentido, el desarrollo de la instrucción, cómo la dirigió Castro y la llevó a cabo Balaguer, es importante para los magistrados.

En definitiva, se trata de prudencia”, afirman las mismas fuentes, sin añadir cuánto tardaría esa fase de estudio y deliberación adicional de Del Moral y demás magistrados. Tampoco han señalado si el caso podría alargarse hasta que se celebre juicio en Palma contra Balaguer, aunque no descartan esta posibilidad.

En cualquier caso, Urdangarin, que aún no tiene cárcel asignada, parece contar con una última oportunidad para eludir la prisión. La Audiencia de Palma le condenó a seis años de cárcel por prevaricaciónmalversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos fiscales, pena que la Fiscalía ha solicitado elevar hasta los diez años de prisión.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·